Brasil: Manifestantes anarquistas en Rio de Janeiro llaman al boicot a los Juegos Olímpicos

A un mes de que comience el megaevento, algunos miles de personas -en su mayoría profesores en huelga desde hace tres meses- cerraron el paso de una gran avenida del centro para exigir el pago de salarios atrasados por parte del gobierno del estado de Rio de Janeiro, que está casi en la bancarrota y recién recibió un auxilio federal de USD 870 millones para enfrentar la crisis. Acompañados de manifestantes anarquistas, la protesta terminó en enfrentamientos con agentes policiales.

“Este gobierno dice que no tiene dinero para la salud, para la educación, pero tiene dinero para la Olimpíada. ¡Eso es absurdo! Es por esto que los servidores públicos estamos en la calle, para pelear por nuestros derechos”, dijo  Edson Cunha, un profesor de 41 años.

Manifestantes protestan en el centro de Río de Janeiro. Cerca, otro manifestante sostenía un cartel que decía: “Nota de fallecimiento olímpico: aquí yace Rio”.

Además de las consignas contra los Juegos, también hubo críticas al gobierno regional y al presidente interino de Brasil, Michel Temer. Cuando se disolvía la manifestación, varios radicales black blocs comenzaron a lanzar piedras y destrozar paradas de autobús, tras lo que la policía intervino con bombas de ruido. Al menos seis personas fueron detenidas, según constató un periodista.

Antes y durante la Copa Confederaciones de 2013, y en los meses previos al Mundial-2014, se registraron varias protestas masivas contra las millonarias inversiones que hizo el gobierno para construir estadios de fútbol para el evento, así como para pedir mejoras en servicios públicos como la educación, el transporte y la sanidad. Muchas de esas manifestaciones, que fueron perdiendo fuerza, eran lideradas por el colectivo anarquista de los black blocs, que terminaban en muchos casos enfrentados con la policía.

http://www.infobae.com/america/america-latina/2016/07/07/rio-protesta-que-llamaba-al-boicot-olimpico-acabo-en-enfrentamientos-con-la-policia/

Deja un comentario