Aprendizaje-Racionalidad-Inteligencia-Librepensamiento-Acracia

El mito del libre albedrío

En este blog, ya hemos abordado el concepto del libre albedrío, basado en una supuesta voluntad libre del individuo, que ya señalamos como una fantasía y un concepto reduccionista proveniente de la tradición religiosa; la libertad humana es algo comlejo y apasionante, pero la vida social está sujeta a tantos condicionantes, máxime en una sociedad jerarquizada y muy mediática, con tantos intereses, que quien no ponga en cuestión sus actos y creencias resulta alguien más bien pobre y determinado.

Esta situación se produce más en concreto en la posmoderna sociedad de consumo, donde la tecnología, internet y redes sociales juegan un cuestionable papel, deberíamos esforzarnos en un mayor tiempo para la reflexión y el contraste de las ideas. Muy probablemente, la ideología que aparentemente se ha impuesto en el desarrollo de la humanidad, con todos los altibajos que se quiera, el liberalismo, tomó una confianza exacerbada en el libre albedrío. Por lo común, las personas creen actuar libremente, sin apenas espacio para el análisis, la crítica y la autocrítica; desgraciadamente, forma parte de nuestro acervo cultural. Sin embargo, de forma obvia a poco que reflexionemos, el libre albedrío no es una realidad científica, más bien lo contrario, un concepto heredado de la visión religiosa (quizá, más en concreto, la monoteísta). Así, se considera tradicionalmente que el ser humano es libre para actuar, algo que justifica la recompensa o el castigo de Dios; yendo un poco más allá, se considera el libre albedrío resulta un reflejo de nuestra alma eterna, por lo que no hay cabida para las limitaciones biológicas y sociales. Un mito que debería tener poca relación con lo que nos dice el conocimiento, disciplinas como la antropología o la biología, incluso la filosofìa en general si se quiere ser extremadamente crítico con la ciencia.


Si negamos el libre albedrío, si empezamos a comprender que nuestros actos, elecciones, creencias e incluso nuestra propia condición pueden estar más que condicionados, si no directamente determinados, en mi opinión supondría toda una auténtica revolución cultural. Yo mismo, cuando escribo estas líneas, estoy empujado por múltiples condicionantes: mi propia naturaleza escéptica y mi confianza en el pensamiento crítico, que no deja de ser una creencia que quiere cuestionar las creencias. Con tanta o más fuerza como condicionante es también mi propio conocimiento de las cosas, así como el contexto cultural donde me muevo (que sí, es cierto, posibilita al menos cuestionar las cosas). Es decir, en la sociedad posmoderna, con todos los males que yo creo que en ella se producen, también hay un espacio para la reflexión y el pensamiento crítico. Un espacio que, demasiadas personas, no están dispuestas a ocupar, e incluso se muestran críticos con su posiblidad si se cuestionan sus propias creencias. No cabe duda que la creencia, también la del libre albedrío, ha tenido su función histórica. En épocas absolutistas, de imposiciones religiosas o en regímenes totalitarios, podía tener una lógica y cumplir un papel efectivo a la hora de luchar contrar el sistema la creencia de que el individuo actuaba libremente.

Hoy, en la compleja sociedad posmoderna, de supuesta condición liberal, pero donde gobiernos y corporaciones tienen el poder, puede que sutil en algunos aspectos, pero peligroso al manejar el adecuado conocimiento tecnológico para poder condicionar a las personas. Todos somos ciudadanos susceptibles de ser persuadidos para justificar el poder político, elegir a aquellos que toman las verdaderas decisiones, y para consumir toda suerte de productos, la mayor parte innecesarios. El creyente, aquel que sigue teniendo fe en el libre albedrío, en que sus decisiones y creencias no están manipuladas, considerará esto exagerado. Nos reafirmamos en que la creencia, si no va acompañada de bases firmes, no hace desaparecer los problemas ni transforma la realidad de modo alguno. Si la manipulacion y la propaganda se producían hace décadas de forma masiva, hoy debe actuar de forma más precisa, algo que la tecnología posibilita. Incluso, hay quien ha mencionado la posibilidad de piratear el propio cerebro humano, si hablamos ya en términos informáticos, para vendernos lo que deseen o seducirnos en cuestiones políticas.

Como un ejemplo concreto, además de un mercado de oferta y demanda de bienes y servicios en el que está claro que estamos permanentemente catalogados a poco que nos conectemos a la red, está el éxito de ciertas fuerzas políticas en sociedades (supuestamente democráticas). El triunfo de políticos reaccionarios, con discursos plagados de odio ultranacionalista, como Trump, Salvini o Bolsonaro, incluso el cierto auge de Vox en España, tal vez se explica por ciertos mecanismos manipuladores mediáticos. Es cierto que, muy probablemente, llevemos dentro todo ese miedo, egoísmo y odio, que se ve reforzado en una sociedad en la que se delega sin problemas nuestra potestad política. Pero ambas cosas, tanto las condiciones inherentes del ser humano, como la vida social y política jerarquizada, parece reforzar el hecho de que nuestros actos no son totalmente libres. El liberalismo, tal vez, se mostró eficaz en la modernidad contra los viejos poderes absolutistas, pero hoy resulta más que cuestionable ya en el siglo XXI. El libre albedrío hunde sus raíces en la tradición monoteísta, pero continuó secularizado en la Ilustración y en la Modernidad. Hoy, en la sociedad posmoderna, ya en otro estadio, tenemos que armarnos intelectualmente, negando de entrada la creencia en el libre albedrío, para no ser manipulados de otra manera.

Libre Examen

Mujeres Libres y Amparo Poch y Gascón en su 50 aniversario (16 francos con 29 céntimos)

El 50 aniversario de la muerte de Amparo Poch (15 de abril de 1968) está sirviendo para que se produzcan algunos homenajes que, aunque tardíos, resultan merecidos[1]. Este artículo no pretende hacer una biografía hagiográfica, ni siquiera una biografía convencional, solo pretende homenajearla y recordarla en el momento en que Amparo Poch hizo su apuesta definitiva por un sueño emancipatorio en el contexto de la guerra civil española y de la revolución de 1936. Sigue leyendo

constitución españa 1978

La funesta constitución española de 1978

Pese a que el relato oficial sigue afirmando que la constitución de 1978 trajo la libertad a la sociedad, y que puso término a una oscura dictadura militar nacional-católica, cada día menos gente se cree esa versión de los hechos. La realidad es simple y llanamente que el Estado español, en su forma franquista, se reinventó al adoptar una fachada constitucionalista. El Estado siguió siendo el mismo, las Sigue leyendo

Trabajo Producción Capitalismo

Por un mundo absolutamente otro

Si el proyecto anarquista puede parecer incomprensible para aquellos que han aprendido a aceptar la necesidad de ser gobernados, que han aprendido a preferir la seguridad a la libertad, ese proyecto entendido en su totalidad, como el derrocamiento completo de todas las relaciones sociales basadas en la obligación y la compulsión, incluso puede ser incomprensible para muchos Sigue leyendo

Reflexiones libertarias sobre Palestina

La reciente muerte de Amos Oz, notable escritor al que se ha definido como la conciencia crítica de Israel, invita a una reflexión libertaria sobre el conflicto entre Israel y Palestina, aunque sería mejor definición referirse a los crímenes de un Estado contra una población. Oz, enfrentándose a una gran parte de sus compatriotas favorables a la ocupación, se mostraba partidario, como solución del problema, a la construccion de un Estado palestino. Sigue leyendo

Ayuda mutua y solidaridad: La respuesta anarquista ante el catastrófico incendio en California

Antes del reciente gran incendio al norte del estado de California [la Hoguera], el estacionamiento del Walmart en Chico, California, ya era un lugar natural para que las personas buscaran una especie de refugio si no tenían otros lugares para quedarse. De acuerdo con Steve Breedlove, un activista anarquista local, la megatienda hizo vista gorda cuando las personas que pasaban por la ciudad Sigue leyendo

Jesucristo expulsando a los mercaderes del templo

Abandono del cristianismo

Estos días, se ha publicado en la prensa, al menos en la más progre, que España está a la cabeza en cuanto a abandono del cristianismo. Ese abandono de la religión en la edad adulta, no es un caso raro en la Europa Occidental, aunque más bien se produce el caso inverso en los países del este. Si echamos un vistazo a la convulsa historia contemporánea de este país, si en un momento pareció apartarse el Sigue leyendo

Movimiento-15M-Quinto-Aniversario-Movimientos-Sociales-Anarquismo-Acracia

La crisis que viene

Uno no se preocupa demasiado por las profecías de crisis, porque o bien estamos en una, o bien llegará otra… Parece que esta, la que viene a solaparse con la que tenemos ya, va a ser tremenda a corto plazo, porque se comentaba en el salón de contenciones de la Comunidad Terapéutica: el Banco Central Europeo ha dejado de comprar deuda soberana (1), el Brexit que pedía la izquierda para Sigue leyendo

Adiós querido Bayer

Hace un ratito nos llegó la noticia más triste: falleció #OsvaldoBayer. Perdimos a uno de los imprescindibles, a uno de los que siempre estaban allí donde había que defender al oprimido y al explotado, a uno de los libertarios de corazón abierto, al luchador, historiador, periodista, gran conversador y dueño de una memoria prodigiosa. Tal vez este momento triste sea una buena excusa para acercarle ese Sigue leyendo

nepotismo-acracia

Sobre donación de sueldos por cargos políticos a cosas que se les ocurren

En las apasionadas discusiones que mantienen conmigo los derrotados en las elecciones andaluzas, una de las cosas que les fastidian más es cuando les suelto –por joder– el “todos sois iguales”. Buuuh, qué mal les sienta. Rápidamente me hablan de códigos éticos, y de que sus diputados y dirigentes donan parte de su sueldo al partido para cobrar menos, etc. Entonces les respondo, que eso Sigue leyendo

Un espacio en la red para el anarquismo (o, mejor dicho, para los anarquismos), con especial atención para el escepticismo, la crítica, el librepensamiento y la filosofía en general