Estados-Unidos-Mundo-Tierra-Cosmos-Bandera-Anarquista

Por qué las ideas anarquistas ganan fuerza en los movimientos populares en Estados Unidos

En las últimas dos décadas, los principios de autogestión y horizontalidad han proliferado en todo el mundo y se han convertido en parte del estándar para los procedimientos operativos de movilización social en los Estados Unidos. Recientemente tuvimos varios ejemplos de estos principios puestos en práctica en las calles de Nueva York, Seattle y otras ciudades, que asustaron a las autoridades y generaron reacciones de criminalización, principalmente por parte de la administración Trump. En este artículo, dos investigadores norteamericanos que simpatizan con las ideas en cuestión explican qué propone este anarquismo del siglo XXI, cómo funciona y por qué ha atraído la atención de tanta gente, no solo jóvenes, y no necesariamente anarquistas con la ‘A mayúscula’.



Los anarquistas asustan a las élites privilegiadas y a sus súbditos autoritarios no solo porque los objetivos principales del movimiento son abolir las fuentes del poder de la élite – el Estado, el patriarcado y el capitalismo – sino porque el anarquismo propone una forma alternativa de organización social y política basada en colectivos laborales, asambleas vecinales, federaciones de abajo hacia arriba, escuelas gratuitas centradas en la niñez y una variedad de organizaciones culturales que operan desde la cooperación, la solidaridad, la ayuda mutua y la democracia directa y participativa. Frente a toda forma de jerarquía, dominación y explotación, l@s anarquistas trabajan para crear una cultura basada en el acceso igualitario a los recursos, posibilitando el ejercicio genuino de la libertad, es decir, vinculada a la igualdad de derechos, acceso a los recursos y emancipación de todos los seres humanos, especialmente los pobres y los trabajadores, los que más sufren el peso de la situación actual.

Durante el último siglo y medio, y particularmente en las últimas dos décadas, los principios de autogestión del anarquismo han proliferado en todo el mundo y también se han convertido en parte del estándar de los procedimientos operativos para las protestas y movilizaciones sociales. Dado que las élites perderían esta condición en una sociedad guiada por estas ideas, no es de extrañar que el gobierno tiemble al pensar en «jurisdicciones anarquistas», como hemos visto recientemente en Estados Unidos.

Las duras realidades de la crisis climática, la pandemia del coronavirus y la violencia policial en curso han revelado las deficiencias del liderazgo actual y del sistema de gobierno existente, al tiempo que brindan oportunidades, como todas las crisis, para crear un cambio significativo. Lograr o no un pivote histórico para una sociedad fundamentalmente diferente dependerá en parte de mantener la presión política militante y creativa en las calles, al mismo tiempo que se construyen formas de contrapoder, contraconstituciones y organizaciones que preceden a la visión anarquista de una sociedad libre.

Este es un momento de agitación cultural significativa en relación con los problemas que rodean la raza, enfrentados por una reacción política severa y el intento de reducir el poder patriarcal blanco. En contraste con el primer movimiento Black Lives Matter, hace varios años, en respuesta a los asesinatos de Trayvon Martin y Mike Brown, la comprensión de l@s estadounidenses blanc@s sobre cómo las formas históricas de opresión continúan moldeando nuestras vidas está creciendo.

Cambio de edad

Black Lives Matter puede ser el mayor movimiento de protesta social en la historia de los Estados Unidos. En los primeros dos meses después de que la policía asesinara a George Floyd en Minneapolis, aproximadamente de 15 a 26 millones de personas (hasta el 8% de la población) participaron en una protesta de Black Lives Matter.

El presidente emplea estereotipos para deslegitimar el movimiento en las calles, alegando que anarquistas y antifascistas son elementos siniestros detrás de estas protestas, pero en realidad la gran mayoría de los participantes son trabajadores negros pobres y sus aliados blancos. Se trata en gran medida de una revuelta espontánea. De hecho, l@s anarquistas están en las calles solidariamente, exigiendo justicia, tal como lo han estado desde que pidieron la abolición del capitalismo y el Estado en el proceso de creación de un movimiento de masas de la clase trabajadora en la década de 1880, pero las tácticas utilizadas en el levantamiento actual son una combinación de métodos históricamente probados, mejorados durante décadas de lucha y nuevas adaptaciones a una policía cada vez más militarizada y brutal.

L@s anarquistas de hoy no lideran ni instigan las protestas actuales. El papel de l@s anarquistas en las acciones, sin embargo, va mucho más allá de estar en las calles con los manifestantes. Desde el resurgimiento del anarquismo en la década de 1990, cuando se utilizaron los principios de la organización anarquista para poner fin a las reuniones de la Organización Mundial del Comercio en Seattle, el anarquismo ha permeado los movimientos de oposición contemporáneos. El énfasis anarquista en la acción directa y la militancia callejera ayuda a definir los movimientos actuales, así como el uso de grupos de afinidad y tácticas de bloque negro. El horizontalismo militante es el estándar de protesta hoy.

La importancia de las protestas sostenidas contra la violencia policial, un ingrediente clave para un cambio exitoso, es la disrupción militante de la vida cotidiana, como hemos visto en Portland, Louisville, Rochester y muchas otras comunidades en los EE. UU. Sabemos por estudios de 323 movimientos violentos y no violentos en todo el mundo que las protestas que movilizan al menos al 3,5% de la población pueden provocar cambios de régimen.

Si bien las protestas de hoy no se tratan de un cambio de régimen, sino de un cambio social y político más amplio, hay razones para esperar que las protestas de hoy creen una inflexión histórica que será mucho más significativa que simplemente cambiar el ocupante de la Oficina Oval de la Casa Blanca. Mientras nuestra sociedad y su establecimiento político permanecen sumidos en el caos, el anarquismo ofrece una salida viable, una forma de organizarse libre y cooperativamente fuera del proceso electoral e institucional que tanto rechazan las nuevas generaciones. En parte por esa razón, las élites difaman a l@s anarquistas.

Las caricaturas grotescas del anarquismo siempre han sido utilizadas por los políticos para atemorizar a los ciudadanos y para justificar el descrédito, asesinato, apaleamiento, deportación y encarcelamiento de anarquistas, muchos de ellos inmigrantes recientes, cuyo único delito fue la creencia en la posibilidad de un mundo mejor. Qué irónico, entonces, que l@s anarquistas sean percibidos como violentos, cuando en realidad la gran mayoría de la violencia fue perpetrada por quienes trabajan para los capitalistas y el Estado, en particular por las fuerzas armadas y la policía. Sin embargo, l@s anarquistas han hecho grandes aportes a nuestra historia, creando espacio para nuevas posibilidades en el proceso de «exigir lo imposible». El anarquismo actual ha cambiado mucho desde sus orígenes en el siglo XIX, pero los principios básicos siguen siendo los mismos y se pueden ver en acción en las calles y en el trabajo, en progreso en los barrios de las grandes y pequeñas ciudades.

Hace más de cien años, en su libro El apoyo mutuo: un factor de evolución, el pensador ruso Piotr Kropotkin argumentó en contra de la interpretación de Herbert Spencer de Charles Darwin, señalando que la evolución no es impulsada por la competencia dentro de las especies, sino entre las especies, y las que más cooperan son las más adecuadas para la supervivencia. En el caso de nuestra especie, la cooperación social permite a los humanos cuidarse unos a otros y trabajos juntos para superar la adversidad. Así es exactamente como la gente respondió a la pandemia de coronavirus, como señaló Jia Tolentino en The New Yorker: “Los colectivos informales de cuidado infantil, grupos de apoyo para personas transgénero y otras organizaciones ad hoc operan sin liderazgo o financiamiento de arriba hacia abajo. como aquel del que dependen la mayoría de las organizaciones benéficas. No existe un directorio completo de dichos grupos, la mayoría de los cuales no buscan ni reciben mucha atención. Pero de repente, parecen estar en todas partes”.

Penetración en la sociedad



La gente está respondiendo con cuidado, cooperación y ayuda mutua en medio de las calamidades de la pandemia del coronavirus, del furor de la brutalidad policial y de los recientes y devastadores incendios forestales en la costa oeste de Estados Unidos. En Portland, Oregon, la gente ha estado en las calles protestando durante más de 100 días consecutivos en apoyo de la vida de los negros (Black Lives Matter) y contra la policía, simplemente tomando un breve descanso durante los incendios forestales. Se formaron innumerables colectivos, organizaciones, grupos de afinidad y bloques. Como observa Roger Peet de la Cooperativa de Artistas Justseeds: “Hubo un gran florecimiento de pequeños núcleos que brindaban una variedad ecléctica de servicios a la población manifestante: bocadillos, lavado de ojos, cascos, escudos cuidadosamente construidos, atención de heridas, folletos, agua, comunicación y más. Estas redes de ayuda mutua y pequeñas estructuras proporcionan una infraestructura de mejora para el contexto de protesta nocturna, pero también proporcionan algo coherente para que haga un participante, fuera del objetivo nominalmente vago de simplemente protestar”.

Se organizaron clínicas para brindar atención posterior a los manifestantes, para ayudar con los efectos físicos y emocionales del trauma de afrontar la fuerza bruta y la exposición a la guerra química utilizada por la policía. Y con la calidad del aire de la costa oeste, recientemente estimada la peor del mundo debido a los grandes incendios forestales, los militantes se han desplazado durante un tiempo para brindar ayuda humanitaria. Desde médicos callejeros en el frente de las protestas y ayuda en casos de desastre hasta organizadores en Brooklyn que llevan suministros a las personas durante la pandemia, la acción directa y la iniciativa de la gente común está marcando una diferencia material en la vida diaria de las personas.

También existe un reconocimiento generalizado en Estados Unidos del fracaso del Estado como medio viable de organización social. Desde hace décadas, con la desilusión con la guerra de Estados Unidos en Vietnam, el escándalo de Watergate y las revelaciones sobre el papel del FBI en la represión de los movimientos sociales, la insuficiencia del Estado se ilustra actualmente con la inepta respuesta federal a la pandemia del coronavirus, una red de muy poca seguridad social, un entorno que se derrumba y un racismo sistémico impuesto por la policía militarizada. Cada vez es más evidente que el gobierno no puede resolver estas múltiples crisis. L@s anarquistas presentan alternativas fundamentales y urgentes al poder jerárquico y a una sociedad basada en la explotación y la dominación.

El alboroto en las calles cambia la conversación política



Así como el movimiento Occupy Wall Street cambió la conversación política para centrarse en la desigualdad económica, las protestas de hoy cambiaron la conversación para centrarse en el racismo sistémico. A medida que la conversación cambia, los valores cambian, las prioridades cambian, surgen nuevas alianzas y se vuelven alcanzables posibilidades previamente inconcebibles. También sabemos que habrá una reacción inevitable. El factor más importante para limitar la reacción será la fuerza de las comunidades de resistencia que surgen como resultado de que las personas se vean a sí mismas en el movimiento. Otra protección para los movimientos sociales es contar con el apoyo de la población junto a los manifestantes. Hemos logrado avances significativos en la lucha política por la opinión pública, por lo que los ataques contra Black Lives Matter, Antifa y el anarquismo han aumentado dramáticamente. La derecha se está movilizando para proteger el poder y el privilegio blanco, patriarcal y capitalista. Un beneficio importante de participar en las protestas es el sentimiento de pertenencia a un poderoso vehículo de cambio social y el conocimiento de que no está solo en su indignación. El sentido de identidad resultante fortalece la voluntad de resistir en el momento y también prepara a la persona para futuras batallas.

No importa quién sea elegido este noviembre, la construcción de agitación y movimiento debe continuar. A pesar de la demonización de la administración actual, l@s anarquistas de hoy están trabajando para crear una sociedad libre no solo a través de manifestaciones callejeras militantes, sino participando en la organización del lugar de trabajo, proyectos de ayuda mutua y la creación de organizaciones democráticas y contraconstituciones. Necesitaremos una proliferación de ataques de riesgo, como los llevados a cabo por jugadores de la NBA en apoyo de la vida de los negros, y una política de oposición generalizada en toda la sociedad. L@s anarquistas están creando una cultura que modela el desafío a la supremacía blanca, valora la vida de los negros y defiende a los que estamos bajo ataque porque somos vulnerables, ya seamos homoafectivos, personas trans, mujeres, clase trabajadora o en la calle. Tod@s nosotr@s.

Un motor de la historia es la acción directa de los movimientos sociales de abajo hacia arriba. Los principales cambios en las democracias occidentales se producen cuando la legislación intenta mantenerse al día y responder a la presión de los movimientos sociales, como los disturbios y el movimiento por los derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960. El mundo actual está lejos de los ideales anarquistas y requerirá cambios sociales fundamentales en todos los ámbitos de la vida, desde cómo nos organizamos económicamente hasta cómo decidimos las prioridades sociales y políticas. Las élites políticas y las clases dominantes existentes tienen interés en mantener las cosas como están, incluso si eso significa el asesinato continuo de negros por parte de la policía, la intervención militar y una crisis climática peligrosamente creciente. No cederán voluntariamente el poder y compartirán la riqueza, como se ha demostrado a lo largo de la historia. En otras palabras, nunca permitirán, por ejemplo, que se graven sus fortunas como predican quienes creen en las reformas impuestas de arriba hacia abajo.

Un movimiento social en las calles, lugares de trabajo, barrios y ciudades es fundamental



Un movimiento militante lleva a la gente común a dialogar con los tomadores de decisiones de élite. Esto nos hace difíciles de ignorar. A medida que las personas logran victorias concretas, el movimiento continúa y se construye hasta un momento decisivo en el que los cambios sociales, económicos y políticos profundos no solo son posibles, sino inevitables. En el proceso, l@s anarquistas están motivados para empoderar a las personas para que compartan el poder colectivamente, en lugar de permitir que las élites acumulen este poder para sí mismas.

Los movimientos sociales también necesitan una visión de futuro y el anarquismo propone ofrecer una sociedad en la que nadie se quede fuera y no queden necesidades básicas insatisfechas y, lo más importante, una cultura igualitaria donde nadie esté arriba ni abajo, ni bloqueando el camino hacia el genuino ejercicio de las libertades y los derechos. Por eso es tan popular.

L@s anarquistas compartimos la desesperada necesidad de una sociedad fundamentalmente diferente. Una que no destruya el medio ambiente en busca de ganancias, donde la policía ya no mate a personas de color para preservar la supremacía blanca, libre de la explotación del trabajo de las personas y la violencia misógina, una sociedad donde las personas afectadas por las decisiones políticas son las que toman esas decisiones. Una sociedad directamente democrática, principalmente opuesta a la dominación y la explotación, son aspectos de lo que el anarquismo busca ofrecer y, por ello, se considera tan peligrosa para los poseedores del poder establecido.

Dana Ward y Paul Messersmith-Glavin 
 


Tomado de https://www.correiocidadania.com.br/2-uncategorised/14406-estados-unidos-ideias-anarquistas-ganham-forca-nos-movimentos-populares. Traducido por la Redacción de El Libertario.

Deja un comentario