Emilienne-Durruti-Anarquismo

Durruti y el feminismo

Fruto de la literatura que chisporrotea en ámbitos de la anarquía, me he acordado de Durruti, y ese comentario que hay en algún libro de alguna parte, en el que el Gran Buenaventura reconviene a un compañero que le enrostra que está cuidando niños y lavando platos. Durruti le responde que él baña niños, hace de comer, limpia la casa y lo que haga falta, porque la que lleva el jornal a la familia es su mujer, que es la que trabaja. Y le recomienda al compañero, que ponga manos a la obra para lo de la igualdad entre hombres y mujeres y esas cosas.
¿Puede haber algo más machista, que recordar a Durruti por fregar platos y bañar a la niña?

Hasta en eso tiene ventaja el hombre, que por hacer un minúsculo gesto, oh, es cojonudo. Durruti lavando platos. He ahí al hombre. Con una mano da biberón a su hijita, y con la otra dispara a un aeroplano nazi, que cae en picado. Apúntalo en su biografía.
Pero, ¿quién recuerda el nombre de su mujer y de su hija? Yo recordaría a la mujer, que se llamaba Émilienne. ¿Cuánta gente lo sabe? Mientras el tipo se hacía famoso dando atracos, pegando mítines y huyendo de la policía, Émilienne trabajaba de acomodadora, buscaba a la canguro (Teresa Margalef, la que llevaba la pistola en el cestito de la merienda), y sacaba adelante a la prole. Émilienne no solo llevó a cabo la tarea de sacar adelante a su hija sola o casi sola, ya que Durruti cuando falleció de un tiro, sólo tenía la chaqueta, y encima agujereada. Émilienne fue una eficaz colaboradora de la Columna Durruti…, haciendo de secretaria.
En fin, que a Émilienne, como a tantas mujeres, se las recuerda -si hay suerte- por ser “la mujer de”. Yo que soy un hombre, te lo explico: Recuerda machito, el patriarcado impera.

Acratosaurio rex

Un pensamiento sobre “Durruti y el feminismo”

  1. Yo se que el hetero-patriarcado obliga a todos los seres sexuados: mamíferos, reptiles, peces, aves, insectos, plantas, etc. les impone los roles de genero según su sexo biológico y les impone la heterosexualidad.

Deja un comentario