Entrevista a José Estevao, en la Okupa Binnen Prett.

“El anarquismo tendrá que tener futuro” – Entrevista a José Estevao

Luego del Congreso de la Internacional de Federaciones Anarquistas, tuve la oportunidad de poder viajar a Ámsterdam y ser afectuosamente recibido por los compañeros de la Okupa Binnen Prett (que del holandés se traduce como “lindo por dentro”), lugar donde le realicé una entrevista al destacado y longevo luchador ácrata José Estevao actualmente miembro del Grupo Anarcosindicalista de Ámsterdam (ASB).

¿Cómo es que llegaste a las ideas anarquistas?

Bueno, hace ya mucho, muchos años. En mis tiempos de la escuela había entrado en contacto, en la ciudad donde estudiaba, Évora (Portugal), con compañeros que estaban ligados un poco al surrealismo, al arte, y tenían un poco de mucha influencia de algún surrealista portugués que tenían contactos y tradiciones libertarias. Y, por otra parte, con la influencia también de los franceses, los anarquistas franceses, que tenían mucha ligazón con el movimiento surrealista, y esa ha sido una de las bases de mi anarquismo. Y otra base me ha venido de mi pueblo al sur del Portugal, un pueblo minero que tiene una tradición muy grande de sindicalismo revolucionario, anarcosindicalismo. Esta tradición se ha perdido con el fascismo, pero siempre he escuchado un poco hablando con la gente y siempre me he dado cuenta que han tenido lugar en mi pueblo, esa así sido la base de mi anarquismo. Después, esta se ha ampliado cuando vengo a Holanda como refugiado político, he tenido mucho contacto muchos refugiados españoles después del 39, con esa gente me he formado más como anarquista y naturalmente con el movimiento anarquista de Holanda que es muy pequeño, pero que siempre ha existido como acá en Ámsterdam con un grupo específico anarquista y anarcosindicalista.

¿En qué año tienen que emigrar y cuales son las causas?

Ya te he explicado un poco, vine como refugiado político, porque nosotros haya en Portugal teníamos una dictadura fascista hace mucho, me he venido a principio de los 70’s por razones políticas porque allá estaba muy mal, también por relaciones culturales ya que estaba ligada al movimiento surrealista que es básicamente un movimiento libertario Y otra razón muy importante y muy concreta, por la cual me sentí muy mal también, fue las guerras que tenían los portugueses en las colonias portuguesas de Angola, Mozambique y la Guinea, y bueno estaba haciendo guerra a todos diciendo defender lo que era de ellos. Y yo me había rehusado de ir a la guerra, como objetor de conciencia he tenido que salir del país, como yo muchos otros compañeros han ido para Francia, Holanda y Suecia sobre todo, esa ha sido la razón por la que he venido acá. Desde que me he venido acá, en el 74 se dio la revolución de los claveles, yo regresé un poco a Portugal, no me he quedado allí porque a esa altura ya había nacido mi primer hijo por lo que me he quedado acá, pero siempre viajando para allá largos periodos, pero siempre volviendo.

Y usted que siempre ha estado ligado desde los años 70 al anarquismo en Holanda, ¿cuáles son las referencias que usted tiene?

Mira, en Holanda hay un movimiento libertario grande. No es un movimiento organizado, pero en mucha tendencia en Holanda, y Ámsterdam, ha sido muy abierta a la cultura de los jóvenes y obvio en eso hay una tendencia muy simpática hacia nuestras propias ideas. Así que Ámsterdam es un sitio donde pasan muchas cosas, como te digo no es un sitio muy organizado, con una tendencia sindicalista, que los compañeros anarquistas estaban en un sindicato que no era específicamente anarquista pero estaban allí, había anarcosindicalistas. Y, fuera, siempre ha habido un movimiento antimilitarista muy grande y fuerte, parte de una tradición del anarquismo acá en Holanda junto a la vivencia alternativa y naturalmente ha habido un movimiento sindical bastante fuerte. En los años 70, había un movimiento grande abierto, se ocupaba mucho en esos años, la ley lo permitía, y la gente ocupaba y había ocupaciones enormes, porque la ciudad tenía una parte vieja en decadencia y los jóvenes ocupaban, muchos estudiantes. Eso también ha sido bueno para las ideas libertarias y, luego de allí, algunas personas se han tornado más conscientes y se han formado los grupos anarquistas y libertarios. Yo siempre he pertenecido a un grupo específico de Ámsterdam, nunca han existido muchos grupos, es algo raro, pero siempre he planteado que es necesario descentralizar y federar, pero la gente siempre se junta mucho. También, en el movimiento estudiantil, con movimientos de repercusiones internacionales muy importantes como los prove, lo cabbaters, que son medio situacionistas, son movimientos muy interesantes, muy bien documentados, existen películas sobre ellos, y eso ha sido un poco el clima que se ha vivido acá. Ahora, las cosas han cambiado

Y respecto a ello, ¿como ve usted el futuro del anarquismo en Holanda y Europa en general?

Es imposible de responder. Pero, mira, yo soy optimista, nosotros como libertarios tenemos una visión del futuro, tenemos que ser optimistas, yo creo que hay posibilidad acá. Acá de momento hay dos organizaciones la Vrije Bond de 150 personas y el AAA de unas 30 personas en estos momentos muy pequeña. Con un trabajo que estamos haciendo muy difícil, pero yo creo que hay la posibilidad de poder surgir, en el movimiento okupa por ejemplo, y con la influencia de nuestras propias ideas, no se puede decir que será un movimiento controlado por nosotros, pero sí puede surgir un movimiento más afín a nosotros, y nosotros tenemos que continuar luchando por ello. Como el apoyo a los refugiados, es una lucha que se está trabajando también y mantener espacios como este, que es dentro de Ámsterdam el más importante, y para nosotros el anarquismo tiene que tener una base anticapitalista y antiestatal, así que tenemos que dar contenido concreto a ello, y es aquí donde trabajamos, nos organizamos y estudiamos y donde vivimos y es el espacio común (tú le podrás explicar a los compañeros dónde estamos). Este es un lugar que sirve mucho para ello, sirve de ejemplo, pero nos cierra mucho en ello. Pero, la verdad, el anarquismo tiene mucho que hacer todavía para implantarlo en los barrios y todos eso, hay un trabajo que es necesario sea hecho, pero que no se está haciendo, la gente se sigue mucho en los barrios, los okupas y espacios político-culturales como en el que estamos acá. A muchos ya creo que hay posibilidad porque el capitalismo nos asfixia, así que  hay que arreglarse, y soy consciente de ello y trato de aportar en la medida, pero creo que el anarquismo tendrá que tener futuro.

Tomado de: https://periodicoacracia.wordpress.com/2016/12/06/acracia-60-el-anarquismo-tendra-que-tener-futuro-entrevista-a-jose-estevao/

Deja un comentario