Carta (A)bierta a las jóvenes generaciones

«El hecho de elegir sus amos no elimina a los amos ni a los esclavos»
Herbert Marcuse

«Quien crea que el crecimiento exponencial puede continuar indefinidamente en un mundo finito es un tonto o un economista»
Kenneth Boulding

Debido a que la memoria colectiva puede dar lugar a proyectos sociales subversivos, porque las raíces están ancladas, la historia oficial, la de los conquistadores, ha hecho que las personas sean amnésicas y desunidas. Las elites han dejado en claro que el devenir de la humanidad realmente se ha definido desde hace hace unos siglos con el surgimiento del capitalismo y el surgimiento del Estado. De ahí la afirmación, incesantemente machacada: no hay otra alternativa. Sin embargo, las opciones podrían haber sido diferentes, especialmente la de los combustibles fósiles. Es evidente que la ruptura entre el hombre y el entorno natural está empeorando. Aún sabiéndose que la destrucción de los ecosistemas continúa. La codicia de las élites proporcionó el impulso; La servidumbre voluntaria de unos cuantos ha hecho el resto. El resultado de esta loca carrera es que somos las primeras generaciones en la historia en dejar a sus descendientes, ustedes, un legado menos favorable que el que recibimos.

No fue hasta el siglo XVIII cuando surgió la idea de “progreso”. Contrariamente a lo que se les ha dicho, esta no es una perspectiva prevista por los pueblos para satisfacer el llamado deseo de consumo, sino más bien una construcción intelectual de las élites, totalmente vinculada a la evolución científica y técnica. El desarrollo de una ciencia supuestamente pura y desinteresada condujo a una alianza formidable del conocimiento, el Estado, la Industria y el Capital. Rápidamente, fueron las preocupaciones industriales las que proporcionaron a la ciencia sus materiales, sus preguntas y, a veces, incluso sus soluciones. Por razones de poder y beneficio, la concepción industrial, racionalizadora y productivista ha triunfado. Impuesta brutalmente, la tecnología se ha convertido en la nueva religión de la era industrial. El desarrollo infinito de las fuerzas productivas se supone que libera al hombre de la escasez, la injusticia, la guerra, la desgracia. El progreso de la ciencia y la tecnología debe producir progreso social y moral. Fueron enormes engaños y dos siglos después, el futuro nunca ha sido tan oscuro.

Para afirmar mejor la dominación de su modelo, las clases dominantes hicieron creer que los pueblos se adherían a él sin reservas. Pero desde el nacimiento de la era industrial, intelectuales, filósofos, novelistas, pero también trabajadores, artesanos, campesinos han denunciado los efectos de las nuevas máquinas en su trabajo y su forma de vida, los peligros, los riesgos, las molestias para un “confort” a menudo ilusoria que se adquiere al precio de la libertad y la dignidad. Históricamente, la técnica nunca ha sido objeto de una elección compartida; mientras que sus beneficios han sido sobrevalorados, sus riesgos han sido subestimados y nunca han dado lugar a un debate sustantivo. Por medio de acciones de fuerza, situaciones impuestas, cálculos sórdidos, procedimientos legales que enmascaran los desacuerdos y producen unanimidad, se ha tenido la consecuencia de imponer el hecho tecnológico, con el argumento pretendidamente irrefutable del poder de las máquinas.

Hoy en día, gracias al costo muy bajo de los combustibles fósiles, la producción racionalizada al extremo, estandarizada, automatizada, que incrementa la sacrosanta productividad, ha llevado al debilitamiento de las formas de autoayuda, de reciprocidad, a la pérdida de calidad de las obras, a la desvalorización del trabajo, la alteración del gusto, del juicio,  de la inteligencia práctica, al aumento de los riesgos laborales para la salud, a un estilo de vida basado en lo superficial, lo efímero. En última instancia, a una domesticación del hombre por parte de la sociedad industrial y un desprecio por la vida, reducido a lo que la ingeniería permita. Un verdadero naufragio antropológico.

Pero hay algo mucho más grave. A partir de ahora, las promesas de vida y felicidad que se hacían en épocas pasadas se revierten en amenazas de muerte, en la medida en que el saqueo deliberado del planeta infligirá condiciones de vida cada vez más ingratas (probablemente esto sea un dulce eufemismo). Debido a que se han alcanzado los límites físicos del planeta, ya que se están extrayendo recursos más rápido de lo que se están recuperando, la megamaquina ha programado su propio colapso en las próximas décadas, lo que será fuente de destrucción y de sufrimiento para el mayor número de personas. En una sociedad que se ha vuelto “autófaga”, el homo economicus ya no tolera ninguna frustración y se hunde en una fantasía de descontrol y despilfarro: tal es el actual proceso de autodestrucción. La escasez o el agotamiento de materiales esenciales, la contaminación de diferentes entornos, la deforestación, la degradación del suelo y los océanos, la acumulación de desechos, el cambio climático con consecuencias potencialmente desastrosas… Las estrategias de los tiburones de las finanzas, las intrigas de los poderosos que no son nunca responsables, el egoísmo y la codicia generalizada, la cobardía de la vida cotidiana, han despojado a la juventud de futuro. Si la perspectiva es tan fatal, es porque la gran mayoría de hombres y mujeres querían escuchar solo las “buenas noticias”, rechazando con enojo a auienes se atrevieron a profetizar el desastre. Es lo que ocurre cuando un cáncer no se trata, llega a la fase terminal.

De modo que las jóvenes generaciones no solo tienen el derecho, sino el deber, de rebelarse sin moderación, sin concesiones, sin preocuparse del mundo mortal que condenará esa expresión de integridad y pretende neutralizarla con sus tramposas armas: la exacerbación del patriotismo, la locura militar, el gran circo electoral, la burocracia esclerótica, el engaño de la seguridad social, la criminalización de los movimientos sociales, la imposición del supuesto desarrollo sostenible, el mito del crecimiento, la mentira de la transición ecológica, los espejismos de la innovación tecnológica. Incluso la “Declaración de los Derechos del Hombre” de 1793 estipulaba que “cuando se violan los derechos de las personas, o de una parte de las personas, la insurrección se convierte para ellos en el más sagrado de los derechos y en el más indispensable de los deberes”. Y, sin embargo, la situación es aún más dramática: cuando los “pueblos” se suman al poder de los psicópatas, cuando la celebración de una copa mundial de fútbol importa más que una manifestación para la defensa de los beneficios sociales, la democracia no está solo en riesgo; ella murió.

Ya es hora de desconectarse de una sociedad donde los estafadores operan legalmente, donde la competencia ha destruido la solidaridad, donde se culpa a los pobres por su miseria, donde la esclavitud solo ha sido abolida en el papel, donde se pierde la vida para ganarla. Una sociedad donde las casas que en otro tiempo permanecían abiertas hoy tienen puertas cerradas y vigilancia, donde uno vive a crédito y procurando obtenerlo, donde el poder adquisitivo se ha convertido en sinónimo de emancipación y donde los políticos seniles dejan su lugar en el poder solo con la enfermedad de Alzheimer. Para anestesiar mejor el pensamiento crítico de la juventud, han sido transformados en conejillos de indias de artilugios tecnológicos a los que se impone la adicción. Ya es hora de mirar hacia arriba, apartar la vista del smartphone y demás trampas digitales para ver que el capitalismo no ofrece otra solución que la barbarie, que la felicidad reside en la simplicidad. Es siempre el amor a la libertad y la pasión de la justicia lo que ha elevado al hombre. Y recuerden la advertencia de Balzac: “La renuncia es un suicidio diario”.

Como heredarás el peor de los mundos posibles, tendrás que reconstruir otro proyecto a partir de tales ruinas. Esto requerirá coraje, lucidez, imaginación y sobre todo cooperación. La negación de la realidad, la política del avestruz ya no puede tener lugar. Y no esperen hasta que la estupidez humana esté “científicamente probada” para erradicarla. Ese medio siglo perdido desde las primeras alarmas serias de la década de 1970 no se pondrá recuperar. En la escala de la historia, tenemos prisa. Si fallan, con cientos de millones de vidas destrozadas durante siglos, la humanidad quedará fuera de la aventura más emocionante. Por lo tanto, estás condenado al éxito. En cuanto a aquellos que quieren procrear imprudentemente, háganles saber que con ello contribuirán principalmente a alimentar las fosas comunes futuras.

La hoja de ruta es clara: participar en la transformación radical de la sociedad mediante la superación de una comprensible sensación de impotencia, evitando demasiados escollos: el callejón sin salida individualista, el culto a la pobreza, la tentación del poder, la ilusión de violencia, la deriva sectaria… Transformen su estilo de vida volviendo a lo esencial, a partir de la satisfacción con recursos locales de las necesidades básicas y vitales. Denuncien implacablemente y en cualquier circunstancia, a la jerarquía, la arrogancia, el desprecio, la injusticia, la hipocresía, la corrupción. Valoren constantemente la inteligencia colectiva, el trabajo socialmente útil, los intercambios de bienes, servicios y conocimientos, siempre sabiendo cómo preservar la convivencia. Las oportunidades de activismo, responsabilidad y experiencia son numerosas: sindicalismo, cooperativas, acciones de apoyo mutuo, organizaciones sin fines de lucro, centros de salud autogestionados, sistemas de intercambio locales, oposición activa a grandes proyectos innecesarios e impuestas sin consulta desde instancias de poder autoritario, luchas agrícolas con perspectivas agroecológicas, áreas para defender, jardines compartidos… En un proceso inevitable de colapso, lo peor sería no hacer nada.

Repensar nuestra forma de ser en el mundo significa aceptar ciertas certezas y prácticas. Y sobre todo, dejar de considerar la naturaleza como un supermercado y un basurero, y a la mujer como un objeto y una matriz. El auge de la ciencia no es solo la victoria sobre los prejuicios y el oscurantismo, sino también el triunfo de la racionalidad científica y técnica, la primacía de la razón abstracta, es decir. la devaluación de las cualidades sensibles, la intuición, el instinto y también el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas, lo que lleva a una “civilización autista”. Solo lo que se puede formalizar usando las matemáticas es digno de atención. Con dos grandes consecuencias:
– Una relación de dominación con la naturaleza que justifica el mito prometeico de transformación del entorno. De ahí la domesticación y comercialización de la vida, la sociedad extractivista y termoindustrial que reduce el planeta a un vasto sitio de construcción permanente hasta el caos.
– La mismo relación de explotación y dominación ocurre con las mujeres. De ahí la generalización de las organizaciones patriarcales donde la visión mecanicista del mundo está acompañada por el odio a las mujeres (“histéricas, abrumadas por sus emociones”) y la caza de brujas. Un filósofo inglés, un lejano padre de la tecnociencia, Francis Bacon escribió: “La naturaleza es una mujer pública. Tenemos que ponerla al desnudo. Penetrar sus secretos y encadenarlo según nuestros deseos”.

Si no pueden salir de esta ignominia, de esta monstruosidad, eligiendo el oficio artesanal de la vida a la industria automatizada de la muerte, cualquier proyecto de sociedad estará condenado irreparablemente al fracaso.

Jean-Pierre Tertrais

Publicado originalmente en francés en el periódico Le Monde libertaire # 1805, París, abril 2019. Versión al castellano traducida por la Redacción de El Libertario

Deja un comentario