Massimo Serini Anarquismo

Italia hoy: Entrevista a Massimo Serini, anarquista de amplios vínculos con América Latina

Nota previa de El Libertario: Con gusto hemos traducido y divulgamos la siguente entrevista a un estimado compa y amigo, cuyos vínculos con nuestro grupo datan de hace mucho tiempo CIAO MASSIMO!

Massimo Serini, también conocido como Alfredo, es un anarquista romano, y concedió una entrevista por correo electrónico a ANA. Él vivió desde 1996 hasta 2016 en la República Dominicana, donde formó parte del Centro Social Cibao Libertario en Santiago de los Caballeros y de otras iniciativas libertarias. Actualmente vive en Roma, capital de Italia. En esta entrevista habló un poco sobre el panorama anarquista actual en Roma. Veamos.

ANA > ¿Cómo empezó tu vinculación con el anarquismo?
M. S. (Alfredo) < Desde que tengo memoria siempre fui atraído por las ideas y prácticas anarquistas; incluso antes de conocer la palabra anarquía. Al percibir mi sensibilidad contra las desigualdades sociales y mi rebelión contra el mando institucional y las reglas de la “tradición” de mi entorno, fue un reflexivo bedel, socialista y libre pensador de mi escuela primaria en la pequeña ciudad del sur de Italia, donde vivía, quien me lo reveló: “… mira, eres un anarquista. Hay personas muy cercanas a tí que se dicen así. Hay hasta un semanario, Umanitá Nova, que expresa esas actitudes desde hace años.” Creo que no tenía más de 11 años. Desde entonces me sentí menos solo y menos “loco” …

ANA > ¿Roma es una ciudad con fuerte tradición anarquista?
M.S. < Muy recientemente hubo investigaciones notables de historias libertarias sobre el anarquismo en Roma. Se refieren principalmente a tres períodos: antes de la dictadura fascista (finales de 1800-1922), durante la dictadura (1922-1945) y la inmediata posguerra (1946-1968). Estos estudios han arrojado luz sobre la figura de luchadores, perseguidos, pensadores, recuperando la memoria de luchas, obras, grupos y colectivos del pasado, lo que permite hablar apropiadamente de una tradición anarquista en la ciudad. Pero fue a partir de 1969 que el movimiento anarquista romano tuvo un gran florecimiento, empujado no sólo, como sucedió en todo el mundo, por la consecuencia de una toma general de conciencia libertaria capitaneada por el movimiento de “1968”, sino también porque un evento grave, un atentado sangriento ocurrido en Milán [la bomba en Piazza Fontana] que fue falsamente atribuido a los anarquistas, el cual tuvo impacto en toda la península italiana, llevando a muchos a mostrar solidaridad y simpatizar con los anarquistas hasta adhiriendo a sus ideales.

El vínculo entre el movimiento anarquista romano, residual, de la “posguerra” y el improvisado y floreciente, del “post-68” fue, sin duda, encarnado por una pareja: “Aldo y Anna” (Eraldo Rossi y Maria Anna Pietroni ). Los dos, que vinieron de la experiencia de la lucha de resistencia al fascismo, también marcaron la generación sucesiva de anarquistas, los “post-sesantottinos” y se convirtieron en figuras míticas de referencia para todos los militantes anarquistas en Roma, por su capacidad organizacional, su compromiso incansable y abnegado y también como responsables pro tempore de escribir semanalmente el Umanità Nova, que estaba atravesando en estos períodos tan turbulentos, un momento de gran difusión. Desgraciadamente, Aldo y Anna, con poco más de 50 años, murieron en un accidente de tránsito en abril de 1975, dejando un vacío enorme, especialmente entre los jóvenes que se habían acercado al movimiento en los años previos.

ANA > Participas en la Biblioteca L’Idea de Roma, ¿podrías hablar un poco sobre ella?
M.S. < Aunque no sea directamente un miembro de este proyecto, lo conozco muy bien y participo frecuentemente en las iniciativas y actividades promovidas allí. L’Idea, en el barrio de Pigneto, es una biblioteca autogestionada y autofinanciada con más de 20 años de vida. También mantiene un notable archivo de documentos y textos de los movimientos (no sólo anarquistas) de lucha y revolucionarios desde el siglo XIX 80 hasta hoy. En su proyecto están incluidos la “distro” de ediciones anarquistas y la publicación de textos.

ANA > ¿Hay otros espacios anarquistas en Roma?
M.S. < Hay muchos otros espacios anarquistas en Roma y no los conozco todos (hace poco tiempo que volví a vivir en esta ciudad tras 20 años de ausencia), entre ellos están:
– Una libreria, “Anomalia“, en el barrio de San Lorenzo, que también es un importante centro de documentación anarquista.
– Dos espacios que acogen grupos politicamente próximos de la FAI (Federazione Anarchica Italiana), incluyendo al “Cafiero“, que es el espacio anarquista mas antiguo de la capital italiana, en la Via Vettor Fausto, del barrio de Garbatella, activo, en aquellas instalaciones, sin interrupción desde 1946.
– Un espacio en el barrio Quarticciolo, compartido por dos realidades diferentes: la Biblioteca Sabot, con su biblioteca y “distro”, activa en la lucha anticarcelaria, y el Anarkivio Errico Malatesta, donde se guardan textos y materiales históricos producidos por el Grupo Malatesta en su medio siglo de actividad (1974-2014), además de su biblioteca.
– Un espacio en el barrio de La Marranella del colectivo NED, um grupo muy activo territorialmente en las luchas sociales y anticarcelarias.
– Una media docena de squats (Torre Maura, Bencivenga, Laurentino 38, Ateneo, ZK, Bilancione, los tres últimos en el área da “Costa Romana”) con abierta, o por lo menos substancial caracterización ácrata, donde, aparte de la experimentación de una convivencia entre indivíduos basado en acuerdos voluntarios y libres, se realizan actividades, iniciativas y luchas sobre vários temas (animalismo, antisexismo, antirracismo, anticarcelario, ambientalismo…).
– La Biblioteca BAM (Biblioteca Abusiva Metropolitana), bien enraizada territorialmente, en el barrio de Centocelle, que es una realidad “mixta”, no exclusivamente anarquista, pero con rasgos anarquistas fuertes.

Hay muchos otros espacios, no estricta y declaradamente anarquistas, que más bien son genéricamente libertarios (okupas, centros sociales, bares/librerías, bares,
(…), donde asisten y se reúnen muchos compas y también se organizan presentaciones de libros, performances artísticas y obras de teatro, proyecciones de películas, eventos y actividades, muchas veces con matices anarquistas obvios, que sería muy difícil tratar de enumerar aquí en esta breve entrevista.

ANA > En Carrara, conocida como cuna del anarquismo italiano, hay algunos monumentos en homenaje a los militantes anarquistas. ¿En Roma sucede lo mismo?
M.S. < Puedo estar equivocado, mas no recuerdo monumentos en Roma homenajeando a militantes anarquistas, como, por el contrario, sí los hay en otras ciudades italianas, como Carrara, Livorno, Pisa, Milán, Ancona…
En Roma lo que se encuentra, que yo tenga conocimiento, son pocas placas conmemorativas, como la que recuerda a Errico Malatesta, en la fachada de la casa donde vivió, o algunas lápidas como un homenaje a Pietro Gori en Civitavecchia. Algunas placas y lápidas comemorativas, a lo largo de los años, fueron removidas. Hay una interesante pesquisa de la Biblioteca Franco Serantini de Pisa (BFS) sobre el tema de los monumentos en homenaje a los anarquistas en Italia.

ANA > En general, cómo está el “movimiento anarquista” en Roma? ¿Goza de “buena salud”? ¿Hoy, qué principales luchas están siendo llevadas a cabo?
M.S. < Con esa pregunta, se entra directamente en evaluaciones y juicios ultrapersonales y subjetivos. Para mí, la situación se deriva de la descripción de los espacios y realidades hechas arriba. En Roma, hay muchas realidades que hacen referencia, más o menos abiertas y explícitas, al movimiento ácrata, pero casi siempre, cada uno moviéndose en varios terrenos, expresando en la práctica, tendenciosamente, sus prioridades.
Hoy, algunos están presentes y activos, especialmente en las luchas sociales, otros más específicamente en el mundo del trabajo, otros están involucrados en investigación histórica del anarquismo, otros en las reflexiones y consecuente difusión del ideal y de las prácticas anarquistas, otros están en una perspectiva insurreccional, otros experimentando una convivencia basada en acuerdos y pactos libres, otros en la lucha contra la prisión (hay también ácratas de Roma, o en Roma, detenidos). Sin mencionar todos los otros campos de intervención, o temas, que cada uno escoge como privilegiados, de acuerdo con sus análisis y sensibilidades. Y los intercambios y las colaboraciones entre todos no son constantes. Por lo tanto, me parece, es un movimiento no homogéneo, que enfatiza lo que es una característica actual del movimiento ácrata en todo el mundo, diversificado y fragmentario. Si esto es evidencia de buena o mala salud depende del punto de vista.

ANA > ¿Hay algún proyecto anarquista que destacarías en la ciudad?
M.S. < Personalmente, yo no destacaría un proyecto particular del anarquismo en Roma, salvo por esa característica mencionada para cada uno de los indicados

ANA > ¿El movimiento anarquista romano tiene muchas mujeres, es equilibrado, o es un universo predominantemente hombres?
M: S. Por lo que pude ver durante los últimos dos años, desde mi vuelta, no hay, en el presente movimiento romano, una diferencia obvia en relación al sexo, ni como presencia numérica ni como relevancia de las aportaciones, cuando salí, hace más de 20 años , en realidad, todavía existía, de hecho, un predominio infeliz, contradictorio y “sospechoso” de figuras masculinas, pero ha tendido, a lo largo del tiempo, a ser  equilibrado.

ANA> ¿Y hay radios libres?
M. S. En Roma, desde hace 40 años esta la Radio Onda Rossa. Es una emisora del “movimiento antagonista”, en el que, en el pasado, algunos grupos anarquistas produjeron programas autogestionados.

ANA> ¿Y el panorama de las publicaciones anarquistas en papel? En algunos países, desgraciadamente, percibimos que el medio digital ya superó el impreso. ¿Y ahí?
M.S. <En este aspecto, el punto de vista me parece, desgraciadamente, unívoco: no creo que haya actualmente una publicación (periódico, revista) impresa en Roma. Por increíble que parezca, no había percibido eso, hasta esta pregunta directa de la ANA. La paradoja es que en Italia y en lengua italiana se publican hoy muchas publicaciones impresas, como diarios, revistas, periódicos (por no mencionar los “a-periódicos” incontables), algunos de muchos años (Umanità Nova, A-Rivista, Seme Anarchico , Sicilia Libertaria, Germinal…) y otras más recientes (Il Giorno y le Notti, Vetriolo, Negazine…) y quizás eso del anarquismo en lengua italiana sea un fenómeno en contratendencia mundial. Es verdad que en otros lugares las publicaciones se están convirtiendo casi todas en digitales …

ANA> ¿La extrema derecha también crece en Roma? Si crece, ¿cuáles son las razones?
M.S. <Hay signos fuertes de crecimiento de la extrema derecha también en Roma; una ciudad que, en todo caso, siempre sufrió su presencia y enraizamiento, especialmente en determinados barrios.
Las razones para ese crecimiento son varias y, creo, comunes en la mayoría, para aquello que determina el mismo fenómeno en otros lugares. Una creciente percepción de inseguridad, real y/o inculcada, no meramente económica, que genera y fomenta mitos supremacistas y comportamientos atropelladores.

ANA> ¿Y cómo el movimiento anarquista se inserta en ese contexto?
M.S. <La extrema derecha en este momento, no parece ser muy diferente respecto a la derecha “moderada” en el Poder (el Ministro del Interior [Matteo Salvini] es actualmente un cripto-fascista, ni siquiera tan críptico). Su lema es “tranquilizar a las personas comunes” contra el “enemigo”, que ahora ha sido individualizado en “invasores”: aquellos que huyen de sus tierras de origen en busca de supervivencia, desesperados por conflictos, persecuciones, miseria, hambre…
Los anarquistas, aquí en Roma, reflejan su situación diversificada: algunos grupos e individuos participan en el “movimiento antifa”, que reúne muchas realidades diferentes, identificadas esencialmente con consignas y prácticas antifascistas, como un denominador común; otros se involucran directamente con actividades en defensa de los inmigrantes y luchando con ellos contra, por ejemplo, el mal afamado CIE (Centro de Identificación y Expulsión) y contra la discriminación a las personas que son sus víctimas diarias, otros hacen actividades de contrainformación, muy necesaria, si se considera el “volumen de fuego” que los mistificadores institucionales gastan en el asunto para consolidar “el miedo al enemigo” que gana consenso entre personas asustadas y los mantiene en el poder…
Últimamente, se han señalado algunos “raids” nocturnos de tipo fascista contra locales del movimiento (por ejemplo, contra el BAM en el barrio de Centocelle), que aunque no hayan pasado, hasta ahora, de un nivel de burbuja, o palizas a puerta, pueden representar una alarma para futuras actividades más peligrosas por aparte de quellos que se sienten públicamente apoyados en sus (anti)valores por los representantes oficiales de las instituciones.

ANA> ¿Crese que una revolución social en los moldes tradicionales defendidos por los anarquistas es todavía posible hoy?
M.S. <No sé si mi punto de vista particular puede ser interesante. Me defino como un ‘anarco-escéptico’: Intento seguir el hilo de ideas y prácticas antiautoritarias y busco compas afines que procuren construir un camino común a través de pactos y acuerdos libres, para ver dónde lleva el “hilo de Ariadna”. Si este es el camino correcto, llevará, difundiéndose, a una revolución “estilo antiguo”, a un momento insurreccional, o a una implosión del sistema opresivo aparentemente tan sólido, o a otro tipo de cambio radical, directamente a un mundo más justo y libertario, no jerárquico, es una expectativa, una esperanza, más que una certeza. Busco, lleno de curiosidad, la hipótesis que más me encanta, sin dogmatismos, procurando “cómplices” que no tengan mucho miedo a las dudas …

ANA> Has vivido mucho tiempo en República Dominicana. ¿Qué memoria anarquista tienes de ese territorio?
M.S. <Esa es una pregunta muy compleja. Creo que prácticamente vi nacer allí (o re-nacer) al movimiento anarquista, y mi memoria está llena de recuerdos, figuras de compas, eventos, anécdotas, los “escándalos” positivos de los primeros textos punk que llegaron a la isla al comienzo de los años 90 y comenzaron a sacudir las conciencias juveniles, hasta el Primer Congreso de la FACC (Federación Anarquista de América Central y el Caribe) en 2015, en Santiago de los Caballeros, promovida por compas dominicanos y cubanos.
Un día tendré que contar esa “historia”, aunque espero que, con el tiempo, pueda hacerlo de una manera más racional, menos emotiva y sentimental. Durante todo ese tiempo estuve, de todos modos, conectado con la lista [de e-mail] anarquista latinoamericana “anarqlat” y un poco con los compases de El Libertario de Venezuela (hicimos también una versión dominicana del libro Bitácora de la Utopía: Anarquismo para el Siglo XXI, de Nelson Méndez y Alfredo Vallota) y por esas vías algo salió sobre lo que estaba pasando con el (re?)naciente anarquismo dominicano.
Siento  la extrema síntesis acerca de la experiencia libertaria de mis 20 años “quisqueyanos” (los últimos vividos en una especie de “comuna urbana” en Santiago de los Caballero), pero eso es lo máximo que en ese momento me siento capaz de expresar.

ANA> ¿Algún mensaje final? ¡Grazie, compa!
M.S. <Saludos a Moésio y a cada compa de la ANA. ¡Muchas veces me sucede saber qué pasa en el movimiento en Italia a través de las entradas de la ANA, que leo en la preciosa e insustituible Anarqlat

[Entrevista publicada originalmente en portugués en https://noticiasanarquistas.noblogs.org/post/2018/08/10/italia-confira-a-entrevista-com-o-anarquista-romano-massimo-serini-tento-seguir-o-fio-de-ideias-e-praticas-antiautoritarias. Traducida por Redacción de El Libertario.]

Deja un comentario