Una opinión anarquista sobre la tesis del “golpe” en Brasil

Asociar el golpe militar, por un lado, y el proceso de remoción del presidente, del otro, dando a las dos situaciones la misma etiqueta de “golpe a la democracia” es poner en el mismo saco dos procesos de naturaleza diferente – el primero un golpe de fuerza; el actual procedimiento contra Dilma Roussef, algo estrictamente dentro de la ley capitalista – y con tal equivalencia defender la tesis de la izquierda institucional que existe una democracia real en el Brasil contemporáneo y que también hay partidos políticos “democráticos”.

Se entiende por qué esta opinión ha logrado engañar a algunos libertarios en el exterior (e incluso en Brasil): es la tesis más difundida fuera del país por la izquierda institucional y sus medios de difusión.

Entre tanto, esta no es la opinión de muchos colectivos libertários, autónomos y anticapitalistas radicales de Brasil.

Para dar algunos ejemplos que apoyan esta opinión que la izquierda institucional ha marginado, subrayo, por ejemplo, que hay profesores universitarios brasileños del área informática que no confían en el sistema de votación electrónica en Brasil; que el gobierno del Partido dos Trabalhadores – PT – a partir de Lula, se alió con muchos de los grupos y de los políticos que apoyaron la dictadura militar en Brasil; que el PT ha adoptado muchas de las mismas políticas económicas, así como “sociales” de la dictadura militar y los anteriores gobiernos neoliberales – políticas que dan prioridad al mercado capitalista y la inclusión de los pobres en el consumo y la dependencia como deudores bancarios; que el PT ha reprimida con gran ferocidad huelgas, protestas y revueltas de trabajadores, indígenas y agricultores pobres; que el PT hizo ocupaciones militares de muchos barrios pobres y que los habitantes de estos lugares han sufrido violencia cotidiana del ejército; que el PT impulsó y justificó la persecución policial y judicial contra organizaciones populares radicales libertarios, autónomos y anticapitalistas; etc …

Por ello, defender la tesis que ha existido democracia real y también partidos políticos y “democrática” que gobernaban en Brasil, es hacer el juego para ocultar la verdadera marca autoritario y antipopular del sistema brasileño y el gobierno del PT.

Lo que sucede en este momento en Brasil, es que a partir de las grandes olas de protestas populares radicales y autónomas de junio de 2013, el papel de la “pacificador” y conciliador de la lucha de clases que el PT jugó para los grupos dominantes se agotó ,y a partir de este momento, el PT perdió su importancia para las clases dominantes brasileñas, que decidieron reemplazarlo para perpetuar las vanas esperanzas de la gente en la “democracia” (recordar que las encuestas de opinión pública muestran que los índices de confianza pública en el gobierno de Dilma iban en total declive al final del año pasado).

Esta es la razón por la cual la tesis del “golpe de Estado”, con su implicación que existen democracia y partidos políticos democráticos en Brasil, esconde la realidad de que, de hecho, sea con el anterior régimen militar, sea en el Brasil contemporáneo, sea con oficiales castrenses gobernando, sea con el gobierno del PT, los mismos grandes grupos económicos han seguido determinando las principales decisiones y directivas de la sociedad brasileña.

Es desafortunado que algunas de las comunicaciones se han hecho a través de medios libertarios europeos -y brasileños – hayan sido en defensa de la tesis del “golpe a la democracia”: Creo que el objetivo de los anarquistas debe ser denunciar la trampa que los gobiernos del PT han representado para las organizaciones y luchas populares, y mostrar que la única esperanza segura para estas organizaciones y luchas es la organización autónoma y anticapitalista.

Como difusor de intereses de poder, el PT tiene capacidad financiera para difundir sus engaños, de modo que se entiende por qué la tesis falaz de “golpe a la democracia” ha logrado establecerse, incluso entre algunos anarquistas.

Mientras tanto, la lucha contra las ilusiones creadas por el sistema continua, en todo el mundo y en Brasil.

¡À la lucha, compas!

¡Salud y anarquía!

Vantiê Carvalho de Oliveira 

[Original en portugúes en https://noticiasanarquistas.noblogs.org/post/2016/08/08/a-opiniao-dos-marginalizados-sobre-a-tese-do-golpe-no-brasil. Traducción al castellano  por Redacción de El Libertario.]

4 pensamientos sobre “Una opinión anarquista sobre la tesis del “golpe” en Brasil”

  1. Lá verdade me parece que tendrian que investigar mas en el tema sobre lo que está pasando antes de escribir yo vivo en são Paulo el problema con esto y con todo son médios como por exemplo esto que acabe leer… Hay algo tambien que se llama história y vale la pena leerla ( história do Brasil )

  2. Não é pelo pelo PT que dizem que é Golpe, mas pelos direitos e garantias ameaçados com o programa do governo golpista, dentre eles direitos constitucionais inerente à democracia brasileira, a qual mesmo jovem e com todas as suas falhas ainda é o melhor caminho já encontrado para a garantia de direitos básicos, mesmo que parcialmente.

  3. Sobre uma segunda parte, que fala que o PT tem meios de enganar, talvez demonstre um total desconhecimento sobre a concentração das comunicações aqui. A mídia corporativa bate muito forte no PT, mas vincula diretamente ao PT a esquerda e inclusive ao movimentos autônomos.
    Nós anarquistas brasileiros nunca deixamos de denunciar os ataques do governo, mas se ficarmos chutando cachorro morto ao invés de nos organizarmos ombro a ombro com trabalhadores que estão nas ruas iremos cair em um erro brutal de avaliação.

  4. Se a crítica é a democracia burguesa no Brasil, mas existe alguma democracia burguesa que não seja formal em algum lugar do mundo pela mesma lógica usado no argumento?
    Assim nunca mais usaremos o ter o golpe enquanto houver governo, burgueses, nem populares, a não ser que tenha um golpe em uma democracia auto-gestionária.
    Acho bem fraco sair da tese que seja uma resistência para restabelecer o governo do PT, dado que é uma resistência a não perder direitos muito caros a classe trabalhadora.

Deja un comentario