Benjamin Zephaniah Anarquismo

“Por qué soy anarquista”: Razones y certezas apasionadas de un poeta afro-británico

Me politicé después de haber sufrido mi primer ataque racista a los siete años. No conocía ninguna teoría política, solo sabía que me habían ofendido, y también sabía que tenía que haber algo que hacer. Unos años más tarde, a la edad de quince años, un automóvil de la policía me detuvo mientras caminaba por Birmingham a primeras horas de la mañana, y tres policías salieron del automóvil, me arrastraron a la entrada de una tienda y me golpearon. Volvieron al coche y se marcharon como si nada hubiera pasado. No había leído nada sobre la institución policial, ni nada sobre “la Ley y el Orden”, solo sabía que había sido maltratado. Cuando obtuve mi primer trabajo como pintor, no había leído nada sobre la teoría de la lucha de clases, ni sobre cómo los ricos explotaban a los pobres, pero cuando mi jefe venía todos los días con un superauto diferente mientras nosotros arriesgamos nuestra vida trepando escaleras y respirando vapores tóxicos, solo sabía que me habían hecho daño.

Crecí (como la mayoría de las personas que me rodean) creyendo que el anarquismo simplemente significa que todos van a la locura al final de todas las cosas. Soy muy disléxico, por lo que a menudo tengo que usar un corrector ortográfico para asegurarme de que escribo correctamente las palabras. Escuchaba términos como Socialismo o Comunismo todo el tiempo, pero incluso los socialistas y comunistas que conocí tendían a repudiar a los anarquistas o como grupo al margen, a los que siempre acusaban cuando había problemas en protestas o como soñadores. Incluso ahora, acabo de revisar el corrector ortográfico y describe al anarquismo como caos, ausencia de leyes, desorden. Me gusta el desorden, pero para el ciudadano ‘común’, desorden significa caos, ausencia de normas y alboroto. Precisamente las cosas que los ciudadanos comunes aprenden más a temer.

Lo mejor que hice fue aprender a pensar por mi cuenta. Comencé a hacer esto muy joven, pero es muy difícil cuando en todas partes tienes alguien o algo que te dice cómo pensar. El capitalismo es seductor. Limita tu imaginación y luego te dice que debes sentirte libre de tener opciones, pero tus elecciones están limitadas por los productos que ponen frente a ti, o los límites de tu imaginación ahora restringida. Recuerdo haber visitado São Paulo hace muchos años, cuando introdujeron la ley de Ciudad Limpia. El alcalde no se había convertido repentinamente en anarquista, pero se dio cuenta de que la publicidad omnipresente y atosigante a la que estaban sujetas las personas no solo era fea, sino que también distraía a la gente de sí misma. Así, se eliminaron más de 15.000 carteles publicitarios. La publicidad en papel o en neón, en taxis, en autobuses, todo fue desterrado. A primera vista, todo parecía un poco extraño, pero en lugar de tratar de mirar los anuncios o no, caminé y, mientras caminaba, comencé a mirar alrededor. Y descubrí que vine a comprar solo lo que realmente necesitaba, no lo que me dijeron que necesitaba, y lo que más noté fue que conocí y hablé con personas nuevas todos los días. Estas conversaciones tendieron a ser relevantes, políticas y significativas. El capitalismo nos mantiene en aislamiento y competencia unos con otros, y las personas que controlan el capitalismo no quieren que hablemos unos con la demás gente, al menos no de manera significativa.

No voy a seguir hablando de capitalismo, socialismo o comunismo, pero está claro que una cosa que todos tienen en común es la necesidad de poder. Detrás de la necesidad de alimentar, todos estos sistemas tienen teorías, teorías sobre cómo tomar el poder y qué quieren hacer con el poder, pero ahí radica el problema. Teorías y poder. Me convertí en anarquista cuando decidí abandonar las teorías y dejar de perseguir el poder. Cuando dejé de preocuparme por estas cosas, me di cuenta de que mi naturaleza es verdadera Anarquía. Es nuestra naturaleza. Es lo que hicimos antes de que llegaran las teorías del poder, es lo que hicimos antes de que nos animaran a competir entre nosotros. Se han escrito grandes cosas sobre el anarquismo, y creo que están bien, pero cuando trato de hacer que mis amigos lean (estoy hablando de libros grandes con grandes palabras), alegan tener dolor de cabeza y se alejan. Por lo tanto, apago la “caja mentirosa” (la televisión, etc.), me siento con ellos, y les recuerdo lo que pueden hacer por sí mismos. Doy ejemplos de personas que viven sin gobiernos, personas auto-organizadas, personas que han recuperado su propia identidad espiritual, y de repente todo tiene sentido.

Si seguimos hablando de teorías, entonces solo podremos hablar con personas que ya conocen estas teorías, o que tienen saber en teorías, y si seguimos dando vueltas alrededor de las teorías, excluimos a muchas personas. Exactamente a la gente que necesitamos alcanzar, exactamente a la gente que necesita deshacerse de los lazos de la esclavitud moderna del capitalismo. La historia de Carne Ross es inspiradora no porque él escribió algo, sino porque tuvo una experiencia [ver http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/07/10-pasos-para-llegar-al-anarquismo.html y http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/08/un-anarquista-por-accidente-video.html]. Me encanta el trabajo de Noam Chomsky y me encanta la historia de cómo la abuela de Stuart Christie lo convirtió en un anarquista, pero estoy aquí porque entiendo que la policía racista que me golpeó tiene al Estado como salvaguarda, y el Estado mismo cuenta con ella, con racismo incluido. Estoy aquí porque ahora comprendo que al jefe que me explotó para su propio enriquecimiento no le importaba nada sobre mí. Estoy aquí porque sé que los Browns en Jamaica se han liberado, han huido a las colinas y han demostrado a todas las personas que pueden cuidarse a sí mismos. No me malinterpretes, me encantan los libros (soy escritor, por cierto), y sé que necesitamos personas que piensen profundamente, todos debemos pensar profundamente. Pero mis inspiraciones más grandes provienen de personas cotidianas que han dejado de buscar el poder, o esperan que los poderosos los rescaten, y hacen su propia vida por sí mismos. He conocido a personas que viven en anarquismo en India, Kenia, Jamaica, Etiopía y Papua Nueva Guinea, pero cuando les digo que son anarquistas, la mayoría me dice que nunca han oído hablar de esa palabra, y que lo que están haciendo es simple y natural. Soy anarquista porque me hicieron daño, y vi que lo que me rodea esta en colapso.

Pasé los fines de los 70 y los 80 viviendo en Londres con muchos activistas exiliados del ANC [Congreso Nacional Africano de Sudáfrica]. Después de una larga batalla, Nelson Mandela fue liberado y los exiliados regresaron a sus hogares. Recuerdo haber visto una foto del primer gobierno elegido democráticamente en Sudáfrica y darme cuenta de que conocía a dos tercios de las personas de la imagen. También recuerdo haber visto una foto del recién elegido gobierno de Blair (del Partido Laborista Británico) y darme cuenta de que conocía a una cuarta parte de la gente allí, y en ambas ocasiones recuerdo estar lleno de esperanzas. Pero en ambos casos no tardó mucho en verse cómo el poder había corrompido a tantos miembros de esos gobiernos. Estas personas eran las que yo recibía y decían: “Oye, ¿qué están haciendo?” Y la respuesta siempre fue algo como “Benjamin, no sabes cómo funciona el poder”. Bueno, lo sé. Hay que joder al poder y cuidarnos unos a otros que no nos destruya o nos tiente.

Casi todos saben que la política institucionalizada se está derrumbando. Esto no es una teoría o mi punto de vista. La gente puede verlo, sentirlo. El problema es que simplemente no pueden imaginar una alternativa. No tienen confianza. Ante ello, simplemente ignoré toda la publicidad, apagué mi “caja mentirosa” y empecé a pensar por mí mismo. Así que realmente comencé a encontrar personas y, créeme, no hay nada tan increíble como conocer a personas que están siguiendo sus vidas, cambiando granjas, escuelas, tiendas e incluso circuitos económicos enteros, en comunidades donde nadie tiene poder.

Por eso soy anarquista.

Benjamin Zephaniah

Publicado originalmente en inglés en http://dogsection.org/why-i-am-an-anarchist. Traducido por la Redacción de El Libertario.

Deja un comentario