Food Not Bombs

Filipinas: Asesinados por la policía 4 voluntarios de la iniciativa (A) Food Not Bombs

Nota previa de El Libertario: Para quien no lo sepa, le informamos que Food Not Bombs- FNB es es una propuesta anarquista, originada en Estados Unidos y que se ha difundido a muchos lugares del mundo, que a través de la acción directa y solidaria enfrenta el hambre de los más necesitados. Para saber más de FNB, ver https://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/03/food-not-bombs-comida-no-bombas-cuando.html

Puede ser que mucha gente que nos lee haya escuchado del presidente de Filipinas Rodrigo Duterte, quien asumió el cargo en julio de 2016, y que lanzó una “Guerra a las Drogas en Filipinas”, también conocida como “Operation Double Barrel”. La lamentable campaña tiene por objetivo oficial “la neutralización de figuras vinculadas a drogas ilegales por todo el país”.
La política de la campaña dio luz verde para que los cuerpos represivos como rutina ejecuten a sospechosos de involucrarse con drogas y luego plantan armas y drogas como evidencia. Y más aún, hay indicios de que la policía esté usando hospitales para ocultar los cadáveres de los asesinados en sus razzias. Duterte también alentó a la población de Filipinas a linchar a personas sospechosas de ser usuarias o de estar involucradas en el tráfico de narcóticos.
En el verano de 2018, cuatro voluntarios de Food Not Bombs (Comida Sí, Bombas No) fueron muertos, y otro fue sometido a proceso judicial por posesión de drogas y está en la cárcel aguardando juicio. Las familias y amigos de las víctimas creen que tanto las muertes cuando la prisión son otro mas de los resultados arbitrarios de la guerra a las drogas de Duterte.

Los cuatro activistas asesinados son:

– Chris Jose Eleazar (conocido como “Mokiam”)
Voluntario de FNB en Bukidnon/Davao
Nacido el 17/11/1990. Asesinado el 15/09/2018.

– Jan Ray Patindol (conocido como “Pating”).
Voluntario de FNB Davao
Nacido el 02/01/1989. Asesinado el 15/09/2018.

– Jessie Villanueva De Guzman
Voluntario de FNB Baliwag
Nacido el 02/06/1990, Asesinado el 06/07/2018

– Patrick Paul Pile
Voluntario de FNB Baliwag
Nacido el 10/12/1988. Asesinado el 23/09/2018

Chris Jose Eleazar y Jan Ray Patindol fueron torturados y asesinados durante un ataque de policía en la casa de un voluntario de FNB en septiembre de 2018. Sus cuerpos estaban cubiertos por quemaduras de cigarrillo y hematomas. La policía alega que ellos “resistieron”; sin embargo, los amigos de las víctimas dijeron que no resistieron, y que las heridas en sus cuerpos indican que fueron torturadas.
Jessie Villanueva De Guzman y Patrick Paul Pile fueron asesinados en incidentes separados en julio de 2018. Ellos eran miembros muy activos de Food Not Bombs Baliwag. Ambos trabajaban como conductores nocturnos de triciclo.
Jessie fue asesinado por la policía en Baliwag, Bulacan. Una semana después de su muerte, Patrick tomó un pasajero en su triciclo. Al final de la ruta establecida, un grupo de policías lo estaba esperando. Patrick fue asesinado por un solo tiro en la espalda. Él es uno de los muchos conductores de triciclo muertos de manera parecida.
En todos los cuatro casos, los asesinos de uniforme alegaron que las víctimas fueron muertas durante “operaciones legítimas” y que se resistieron a ser detenidos.

En agosto de 2018, en el municipio de Bantayan, Cebú, un voluntario de FNB, Marco Cram, fue detenido, y está aguardando juicio después de aparentemente haber sido arrestado por posesión de drogas. Marco es un activista de larga trayectoria: inició el proyecto de Food Not Bombs en Bantayan. Está enfrentando condiciones infernales en la prisión. A pesar de la situación política en el país, las personas que lo apoyan se esfuerzan para que Marco tenga un juicio justo, a pesar de saber cuán corrupto es el Estado.
En un sitio web de crowdfunding (financiamiento colectivo) creado para ayudar a Marco a luchar contra las acusaciones, Chris, organizador de Food Not Bombs, escribe: “Una persona amable llamada Marco (Cram), a quien conocí en una tranquila isla llamada Bantayan, al norte de Cebú, fue encarcelada a principios de agosto por supuestamente usar y vender drogas. En el momento de su arresto, un paquete de drogas le fue colocado. Él es inocente ante las acusaciones. “Parece que le armaron una celada, y si se queda desamparado, será sólo una estadística penal más”.
Las organizaciones de derechos humanos estiman que, hasta ahora, la “Operation Double Barrel” ha llevado a la muerte a más de doce mil personas. En el primer año, las víctimas incluían a 54 niños. Los abogados que defendieron sospechosos de involucrarse con drogas también se convirtieron en blanco de persecución.

El informe de 2017 de Amnistía Internacional detalla “cómo la policía ha perseguido sistemáticamente a los más pobres e indefensos por todo el país, como planta” evidencias “, recluta asesinos de alquiler, roba a las personas que mata, y fabrica informes oficiales amañados para los incidentes” . En el informe de 2017, Amnistía Internacional expresó profunda preocupación por el hecho de que los “asesinatos deliberados, generalizados y sistemáticos de presuntos implicados en drogas, que parecen ser planificados y organizados por las autoridades, puedan constituir crímenes contra la humanidad bajo la ley internacional” .

ZB (freedomnews.org.uk)

Se puede apoyar la campaña en favor de Marco Cram en: http://gofundme.com/8dmud-unschuldig-im-gefangnis.

[Nota informativa publicada en portugués tomada de https://noticiasanarquistas.noblogs.org/post/2018/10/25/a-guerra-contra-as-drogas-nas-filipinas-quatro-voluntarios-do-food-not-bombs-assassinados-um-esta-preso. Versión traducida al castellano por la Redacción de El Libertario.]

Deja un comentario