Archivo de la etiqueta: Anarquismo

Paul Goodman y los males de la civilización tecnológica

Paul Goodman insistía en las condiciones «deshumanizadoras» de la sociedad moderna, ya que la presión social y tecnológica acaba determinando nuestra conducta; es lo que denominaba un proceso (negativo, claro está) de socialización. Si la ciencia social se ocupa de la tensión entre la condición humana y las instituciones, esforzándose por lo tanto en ser siempre práctica y política, en la sociedad ideal existirá poca ciencia social, ya que las instituciones realizarán y promoverán las facultades humanas.

Sigue leyendo

Chomsky Entrevista Anarquismo

Respuestas de Chomsky a ocho preguntas sobre el anarquismo

El término «anarquismo» está basado en la esperanza, en que los elementos esenciales de la naturaleza humana incluyan sentimientos de solidaridad, de apoyo mutuo, simpatía, preocupación por los otros, y demás.

Chomsky ha escrito una cantidad considerable de ideas sobre el anarquismo en las últimas décadas, la gente a menudo le pide una visión más tangible y detallada del cambio social. En esta entrevista realizada en 1996 por el periodista Tom Lane para la revista ZMag, el reconocido lingüista hace un repaso por su pensamiento anarquista. Sigue leyendo

Con la la letrecita A

«Mamá, qué es ser anarquista», preguntaste después de escuchar la canción “Abubilla” de la agrupación Candela y Los Supremos (2012). Aunque ya me estoy acostumbrando a que me hagas preguntas como esta cuando vamos en el carro, la pregunta, a tu año y nueve meses, me tomó por sorpresa. En ese periodo de 33 minutos— tú, de camino a tu escuela, y yo, a mi trabajo— he conseguido tomarme el Sigue leyendo

El reto de una teoría anarquista en antropología

En los últimos años, se han sucedido los estudios acerca de las relaciones entre antropología y anarquismo, así como el estudio sobre las sociedades anárquicas. Son trabajos decisivos para comprender lo que es la sociabilidad humana y, en cuestiones políticas, ayudan a reactivar las propuestas del anarquismo moderno y a orientar los movimientos sociales actuales tan inspirados en las ideas libertarias.

Sigue leyendo

La voluntad del pueblo

Somos críticos con toda visión teleológica, y aun suponiendo que la historia tenga algún sentido, tal como se manifiesta en el prefacio de La voluntad del pueblo, las personas que componen los movimientos sociales pueden cambiar esa orientación gracias a las ideas y a la consecuente acción transformadora.

Sigue leyendo

Anarquismo-Siglo-XXI-Acracia

Razones para el rebrote de las ideas anarquistas en el S. XXI

A pesar de los esfuerzos del sistema, el Capital, el Estado y las ideologías dominantes por erradicar, controlar, domesticar y someter las ideas libertarias y la intervención social del anarquismo, éste vuelve a fluir entre las personas, en sus reacciones personales y en las comunidades más básicas de La sociabilidad. Como señala Vanina Escales al reseñar el libro de Tomás Ibáñez Actualidad del Anarquismo (2007), “Frente a las costras de la quietud, el anarquismo toma las formas del agua; inventa su curso frente a los obstáculos, se moviliza y embiste contra las manifestaciones de la dominación”. Sigue leyendo

Thoreau Anarquismo Desobediencia

Thoreau. La vida sublime

Thoreau. La vida sublime, así se denomina este cómic o novela gráfica de los autores A. Dan y Masimilien Le Roy. Dibujo del primero, que firma de esa manera, y guión y color de Le Roy. Thoreau es un pensador muy importante en la modernidad, de mucha actualidad en algunos aspectos hoy en día, y sin ser explicitamente anarquista, no de un modo político concreto, sí ha sido reivindicado en la tradición libertaria e incluso publicadas sus obras en el movimiento anarquista. Sigue leyendo

Religion-Anarquismo-Posmodernidad-Acracia

¿Anarquismo post-izquierda?

Sigue existiendo un gran número de anarquistas que continúan identificándose estrechamente con la izquierda política de una forma u otra, pero cada vez hay más sujetos dispuestos a abandonar gran parte del peso muerto asociado con la tradición de izquierda. Las páginas de este texto están dedicadas a comenzar una nueva exploración de lo que está en juego al considerar si se tiene algún Sigue leyendo

El anarquismo y el federalismo como su esqueleto organizativo

Autogestión y autoorganización, las verdaderas claves

«El espíritu insurreccional que hay en el anarquismo es hoy la única resistencia que se opone al utilitarismo reformista invasivo. Lejos de repudiarlo, precisamente por eso, lo consideramos la mejor fuente de nuestras energías» (Lettere ad un socialista, Luigi Fabbri, 1914).

Encuentro interesante esta cita de Fabbri, bien clara por su lejanía de cualquier exceso extremista, por una reflexión sobre el tema de la violencia, que considero particularmente oportuna en un periodo de crecientes contradicciones sociales y de potencialidad revolucionaria (no necesariamente libertaria) como el que estamos viviendo, en el que el binomio insurrección y violencia es visto por algunos como imprescindible, como si todo acto violento fuera por sí mismo insurreccional, y por otros como inaceptable sin más.

El poder juega siempre

Refiriéndome a la definición de violencia, he afirmado muchas veces que el sujeto que es por excelencia su elemento constitutivo -es decir, la coacción física y moral- es el Estado, que con la amenaza de las leyes, dispositivos, normas, cárceles, manicomios, etc. integra a los individuos en un sistema de jerarquías y de valores autoritarios y de propiedad, de manera que no se discuta la presunta legitimidad del poder y de la propiedad privada.

De igual manera, la violencia puede ser entendida -y esta es la interpretación de la mayoría- como la afirmación de una voluntad criminal que se manifiesta en el uso de la fuerza física y de las armas. Se interprete como sea, lo cierto es que la violencia se presenta como una relación social ya que implica dos sujetos, el que la ejerce y el que la sufre. Y como en cualquier relación social, plantea un problema político por implicar su uso un juicio ético sobre lo que es justo y lo que no lo es.

A tal fin es oportuno subrayar que la palabra «violencia» es básicamente utilizada por el poder para denigrar a sus opositores, ya sean reales o no; mientras, paradójicamente es el poder, el Estado, el que, arrogándose el monopolio de las armas y ejerciendo el gobierno sobre la sociedad a través de normativas y leyes, fruto exclusivo de las relaciones de fuerza existentes, ejerce coacción y obliga, «violencia» de hecho, aunque enmascarada por los mecanismos de la autodenominada democracia representativa.

Porque la palabra «violencia» horroriza a la gran mayoría de la población, que aspira a una sociedad más justa y humana, acusando de «violencia» a sus oponentes y a quien no se somete a su control absoluto, el poder quiere suscitar y difundir en la sociedad el descrédito y el miedo para luego justificar el uso legítimo de la represión, más o menos violenta, reforzada periódicamente con medidas «especiales» en teoría contra los «violentos» pero que en realidad van dirigidas contra todo el cuerpo social.

En este ámbito, el poder ha trabajado para dividir y disgregar los movimientos opositores, acusando a sus componentes más radicales y determinados de «violentos» -instrumentalizando hechos singulares, provocando arteramente otros, explotando evidentes ingenuidades- para enfrentar a los unos con los otros según el antiguo principio de «divide y vencerás».

Esta estrategia, que juega -repito- con el rechazo a la violencia por parte de la mayoría de la población, alimenta a la vez a la parte más moderada de los movimientos de oposición que aparecen dispuestos a aceptar las limitaciones impuestas al modo de manifestarse y protestar según los dictámenes del gobierno, para no correr el riesgo de ofrecer una imagen violenta de la actividad desarrollada.

Pero actuando de este modo, toda perspectiva de cambio viene de hecho delegada en la élite que se disputa el poder, renunciando a ser protagonistas de la propia vida y del propio futuro, restringiendo sus posibilidades de expresión a una elección de vez en cuando o a manifestaciones cada vez más vacías de una voluntad real de transformación concreta forjada con luchas incisivas, huelgas reales, sabotajes y boicots.

Clamoroso error de análisis y de perspectivas

Ante este estado de cosas hay quien responde con actos y proclama que reivindica la legitimidad de la acción violenta contra la violencia del Estado, pensando en sobrepasar los límites de los movimientos. Y lo hace identificándose con la «propaganda por el hecho» de antigua memoria, o con el individualismo nihilista o con una cierta tradición guerrillera de tipo «foquista».

Presentando y viviendo el conflicto social como guerra en constante desarrollo, se quiere proponer una acción violenta «revolucionaria» capaz de estallar y de implicar a las masas en este combate, que se considera ya declarado por ambas partes. Pero, contrariamente a la mayor parte de las guerras entabladas, donde los contendientes se sienten (con razón o sin ella) en guerra, en el caso de la lucha de clases o del conflicto social la gran mayoría de las capas bajas de la sociedad no se siente en guerra.

Por ello, reivindicar la violencia revolucionaria como lema de la acción transformadora de quien se opone al orden existente es un regalo que se hace al enemigo, al poder y a sus élites políticas, sociales y sindicales, que lo utilizan para volverlo contra toda realidad no dispuesta al colaboracionismo o a la subordinación.
Es necesario tener presente las características y las consecuencias del poder actual: el dominio del capital y la subordinación a su dinámica, la fragmentación de gran parte de la población, continuamente sometida a los condicionamientos jerárquicos de una sociedad autoritaria (el patriarcado, una escuela construida para el encuadramiento, el trabajo asalariado, el control policial, la justicia clasista, etc.) reforzada por un uso masivo de los medios de comunicación, el miedo a perder los medios necesarios para el sustento (paro, precariedad), la continua insistencia al consumo, un sentido de desigualdad constante, de alienación, de aislamiento, la mercantilización de las relaciones humanas, etc.

Interpretar en estas condiciones el conflicto social como una guerra entre dos contrincantes en el mismo nivel de conocimiento, de claridad de intenciones, es un clamoroso error de análisis y de perspectivas. Útil para dotar a las propias filas de cierta unidad, pero incapaz de superar la compleja situación.

Razonamiento y elección inteligente

En cualquier caso, la resistencia a la violencia del poder no se puede definir como «violencia» y el rechazo al uso sistemático de la violencia no implica la aceptación de la violencia sobre nosotros o sobre otros sujetos.

Ser resoluta y enérgica es característica de la acción directa propugnada por los anarquistas, y eso es lo que la diferencia de la mediación y del compromiso del método parlamentario y reformista. Pero para los anarquistas, la eficacia de la acción directa no viene expresada por el grado de violencia que contenga, sino por la capacidad de indicar un camino practicable para muchos, por construir una fuerza colectiva con posibilidad de reducir al máximo posible la violencia.

El anarquismo, por sí mismo, indica razonamiento y elección consciente de las acciones; si por un lado rechaza asumir tesis violentas, por otro huye de planteamientos explícitamente no violentos; remitiendo siempre a la conciencia de los individuos y a la interpretación del momento histórico en el que vive el anarquismo actual, deber saber conjugar el respeto a los valores que de siempre lo caracteriza, con la capacidad de reforzar el sentimiento de libertad e igualdad presente en los movimientos, promoviendo la autogestión y la autoorganización, verdaderas claves en todo proceso real de transformación revolucionaria de la sociedad.

Massimo Varengo

Tomado de https://www.briega.org/es/opinion/autogestion-autoorganizacion-verdaderas-claves

Anarquismo-Autogestion-Autonomia-Socialismo-Liberalismo-Acracia

Liberalismo y socialismo

Un lúcido anarquista, ahora mismo no recuerdo quién, dijo algo así como que el anarquismo era la síntesis de las dos grandes corrientes modernas de pensamiento político: socialismo y liberalismo. Estoy muy de acuerdo e, incluso, yo que tengo unos resabios nihilistas bastante agudizados, me esfuerzo en repetirlo asiduamente. A día de hoy, cuando ya llevamos dós décadas del siglo XXI, esta tensión entre esas dos teorías ideales de la sociedad humana se sigue produciendo. Un socialismo, casi Sigue leyendo