La estrecha relación entre el sionismo y la extrema derecha europea

El pasado 28 de mayo Pedro Sánchez anunció al mundo, de manera solemne, que el Reino de España (al igual que lo hacían ese día Irlanda y Noruega) pasaba a reconocer el Estado palestino, aclarando que este gesto (pues eso es lo que es, un simple gesto) no supone un ataque contra Israel. Aunque escuchando al Presidente parecería que con este hito él solito ha resuelto el conflicto palestino-israelí, en realidad España no es pionera en el reconocimiento de Palestina como país propio, pues actualmente son 145 los Estados miembros de los 193 que componen Naciones Unidas los que lo hacen, incluyendo varios europeos como Islandia, Suecia, Polonia, Ucrania, Bielorrusia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Grecia, Macedonia, Bosnia, Montenegro y Albania.

Seguir leyendo La estrecha relación entre el sionismo y la extrema derecha europea

Deportes de masas (no tanto de individuos)

Creo que estos días se está jugando alguna competición balompédica, de esas en las que entran en lid selecciones nacionales, ya que resulta casi imposible que no le inunden a uno con imágenes de tíos en calzoncillos de diversos colores. No sé qué tendrá ese deporte que seduce y obnubila al personal hasta el punto de que no tarda en envolverse una bandera y, en caso de que su equipo meta la bolita en la red, agitarse alborozado como si hubiera alcanzado la eudaimonia. Como el único deporte que practica uno es correr cuando le persiguen, normalmente tipos uniformados muy malintencionados, y todo lo que huela a nación y derivados le repele abiertamente, le resulta ajeno todo esto fervor por alegrarse del triunfo de deportistas nacidos en este inefable Reino de España. Ya lo dijo el clásico, «un patriota viene a ser un bodoque que se alegra por recibir su vecino una medalla». No obstante, como el que subscribe no anda escaso de curiosidad antropológica, e incluso posee el admirable anhelo de una sociedad un poquito más inteligente y menos alienada, se ve obligado a poner el foco una y otra vez en los llamados deportes de masas.

Seguir leyendo Deportes de masas (no tanto de individuos)

La Pantera Rossa, Centro Social Librería. Zaragoza

Redes Libertarias es un colectivo de afinidad unidas por las ideas libertarias y anarquistas. Nuestro objetivo es la expansión y agitación creativa de dichas ideas a través de nuestra revista/web (Redes Libertarias). Pretendemos también contactar con otros colectivos, bien sean revistas, ateneos, centros sociales, editoriales, webs, radios libres, librerías, bibliotecas, etc., para insertarnos en el rizomático ámbito anarquista y libertario y tejer redes de afinidad. Nuestra propuesta es sencilla: comunicarnos, intercambiar propuestas y avanzar en los debates sobre temas que nos atañen.

Seguir leyendo La Pantera Rossa, Centro Social Librería. Zaragoza

Manifiesto Orgullo Crítico Madrid 2024

Unides ocupamos las calles este 28J de 2024, calles que nos pertenecen y que llenamos de orgullo, plumas y resistencia. Pero somos incapaces de apartar la mirada de la situación global y vemos necesario hacer eco de cómo el proyecto colonial europeo sigue en plena potencia. Continúa masacrando, continúa cometiendo genocidios, continúa llevando a cabo guerras como la de Congo, Haití y Sudán, para poder continuar expropiando y saqueando recursos, culturas y saberes. Continúa generando a su vez un discurso paternalista hacia las disidencias, que no esconde sino una instrumentalización a través de las políticas de la identidad por parte de los Estados, las instituciones y las empresas para fomentar el racismo, la islamofobia y la xenofobia tanto dentro como fuera de las fronteras de Europa.

Seguir leyendo Manifiesto Orgullo Crítico Madrid 2024

Reaccionarios, conservadores, progresistas y otras gentes de malvivir

Si difícil es comprender a un conservador (que me concreten qué diablos hay que conservar en esta sociedad tan gris y aquejada de males), no digamos ya es tratar de hacerlo con alguien abiertamente reaccionario. Por si alguien no tiene claro el significado de semejante epíteto, a menudo malentendido, aclararemos que se trata de algún presunto homo sapiens reacio a cualquier innovación social y política. Vamos, alguien partidario de no sé muy bien qué valores tradicionales, en el mejor de los casos, o nítidamente carca y retrógado las más de las veces. En este inefable país, denominado sin asomo de vergüenza Reino de España, abundan a cascoporro por motivos obvios. Estos especímenes reaccionarios se presentan en diversos grados y, en su forma más pura y tal vez algo sincera, con cierta retórica grandilocuente a poco que el sujeto haya leído alguna que otra línea, nos soltará un pequeño discurso sobre la grandeza del pasado. Por supuesto, el relato no tiene un gran recorrido y no tardaremos en observar las costuras del tipo que suelta halagos, encubiertos o no tanto, a toda suerte de gestas militares, naciones de aspiraciones imperiales y civilizatorias, monarcas indescriptibles, figuras religiosas pasadas de vueltas… No habrá ni un asomo de lucha de clases en todo ello, de las personas que verdaderamente han sufrido la historia en sus carnes, ya que eso deben ser cosas de rojos.

Seguir leyendo Reaccionarios, conservadores, progresistas y otras gentes de malvivir

De la independencia judicial y de los gases intestinales

Como tengo tanto tiempo libre me he apuntado al Club de Lectura de mi pueblo. Quince mujeres, incluyendo a la dirigente, y yo único varón. En los deberes propuestos, la novela Moby Dick. El día acordado aparecen las señoras, entre ellas una joven madre con su recién parido bebé. Grandes elogios al niño precioso y todo eso con voces aflautadas. Madre orgullosa y tal. La veo bastante desmejorada. Fin de las carantoñas.

Nos sentamos en semicírculo y antes de comenzar, pa que no moleste el crío, la madre le pone una grabación que le hizo una empresa de sonidos del vientre materno, «pa que no llore y esté tranquilo». Me tapo la cara con las manos, como si me relajase la vista.

Seguir leyendo De la independencia judicial y de los gases intestinales

Redes Libertarias núm.1 – Editorial

A pesar de ser una revista semestral, desgraciadamente, sigue siendo actualidad la llamada guerra de Gaza. Mal llamada guerra porque en una guerra se enfrentan ejércitos y en este caso se ha convertido en una escalada más de la violencia ejercida por el estado sionista de Israel contra la población palestina que comenzó en 1948 con el impulso de los países colonizadores.

Desde hace varios meses estamos asistiendo a la exaltación de la barbarie y a la demostración de que el juego de poderes está por encima del respeto a los derechos humanos. No podemos permanecer impasibles mientras se ejerza violencia contra los pueblos.

Desde la sociedad civil se han organizado manifestaciones y concentraciones desde el inicio de estos nuevos ataques de Israel a Gaza. No obstante, la actitud de los gobiernos no varía y siguen dando apoyo al gobierno israelí a pesar de reconocer que los ataques israelíes son una atrocidad y están asesinando a personas inocentes. En las últimas semanas se han producido acampadas en universidades de todo el mundo, y también en España, denunciando el genocidio y pidiendo el fin de cooperación con el Estado de Israel.

Da igual que se bombardeen ciudades, hospitales como campos de concentración, el gobierno israelí emite órdenes al ejército sin someterse a ninguna de las exigencias que las leyes internacionales establecen de amparo a la población civil. USA y otros países venden armas a Israel con las que seguirán matando a palestinos y palestinas hasta el exterminio.

No deberíamos asistir a esta guerra ni a ninguna otra. Porque hay muchas más guerras en el mundo, desde la guerra de Ucrania a las distintas guerras que sufren las poblaciones africanas, como la violencia provocada en distintos lugares de América. Y todo ello envuelto en un conflicto de intereses mercantilistas de las empresas armamentísticas. Por principios, el movimiento libertario no puede admitir la violencia contra la población civil y, además, considera innecesarios los ejércitos.

Es tan grande nuestra indignación que por ello hemos elegido la ilustración de Carlota Ribs sobre Palestina para la portada del número 1 de Redes Libertarias. Sus rasgos marcan el dolor y sufrimiento de las víctimas palestinas. Así, con esta denuncia, abordamos nuestro número 1 recogiendo las mismas secciones que pusimos en marcha en el núm 0. En este nuevo número abordamos una reflexión sobre la visión de la guerra desde el anarquismo realizando un análisis de cuál ha sido la relación de los seres humanos con la violencia desde los inicios de la humanidad. También nos informan de la situación de otros países como Argentina o Brasil y nos hablan de un ejemplo de escuela rural y las dificultades para llevar a cabo el proyecto de educación pública y alternativa adaptada al medio.

En este número 1 se explican los inicios del anarquismo en España y cómo se vivió en aquellas épocas. En otro artículo nos cuentan cómo se desarrolló el Consejo de Aragón durante la guerra española. También, fruto del estudio y la investigación, nos presentan una demostración de la participación de otras mujeres en la revista Mujeres Libres que no son conocidas ni reconocidas.

En la sección de Cultura se recogen todas las artes. Poesía, escultura, exposiciones, cómic. Demostrando que a través del arte se pueden reivindicar derechos y la revolución.

Pintada en Úbeda. Foto: Jacinto Ceacero

Seguimos presentando reseñas sobre libros y películas que consideramos interesantes dar a conocer y, por ello, compartimos. En la sección de Pensamiento recogemos una reflexión sobre los mitos del anarquismo, una bonita historia sobre la abuela anarquista que no sabía que era anarquista y un llamado a la filosofía para niños y niñas con las líneas libertarias como referente.

La temática del feminismo en este número recoge un análisis del feminismo y el anarquismo en Brasil con un recorrido histórico y analítico de cómo se entiende al otro lado del océano el mundo anarcofeminista. Siguiendo con los principios del anarquismo en otro artículo se reflexiona sobre la inoperancia del derecho penal como solución y se aboga más por un derecho restitutivo y no punitivo para acabar con la violencia machista y en una reflexión sobre la lucha feminista se hace un recorrido por los distintos conceptos que recogen el abc del día a día de las mujeres.

Esperamos que esté nuevo número os resulte interesante y genere ideas de debate entre nuestros lectores y nuestras lectoras.

Descarga Redes Libertarias núm.1

El anarquismo de Alan Moore fuera de las páginas de «V de vendetta»

¿Qué es ser anarquista en el siglo XXI para el ícono del comic y escritor estadounidense Alan Moore? ¿Por qué la anarquía es el estado de aquellos seres humanos que pueden vivir sus vidas de una forma natural? ¿Cuándo no son naturales las fuerzas del orden?

La serie cómic V de Vendetta llevó a la cultura pop el juego de los mundos posibles “ucrónicos”, dejando libre la mente de los lectores de los ochenta por un horizonte de represión futuro distinto a los años noventa que se hicieron historia en la vida real.

Seguir leyendo El anarquismo de Alan Moore fuera de las páginas de «V de vendetta»

Papanatismo

Un vocablo que incluyo en mis lúcidos textos, a poco que tengo ocasión, es este de «papanatismo». Viene a ser como aquello del genial Berlanga y el imperio austro-hungaro. Para el que tenga curiosidad, repasad, repasad todo lo vertido aquí negro sobre blanco y puede que acabéis siendo algo más lúcidos e incluso, tampoco es descartable, mejores personas. El caso es que si acudimos a la (¿Real?) Academia de la Lengua, de este inefable reino de España, nos encontramos con la siguiente definición, bastante concisa, para el término de marras: «actitud que consiste en admirar algo o a alguien de manera excesiva, simple y poco crítica». Y es que uno cree que, desgraciadamente, el papanatismo es una actitud o disposición demasiado extendida, lo que explica con seguridad que el personal acabe creyendo toda suerte de estupideces. Ojo, que uno admite que puede que para otros, con un imaginario vital más que cuestionable, la propia creencia en la posibilidad de una sociedad anarquista puede ser también algo más bien necio. Allá ellos. Desde luego, mientras el papanatismo esté tan extendido trabajo no nos va a faltar para que este mundo sea algo un poco más digno.

Seguir leyendo Papanatismo

Un espacio en la red para el anarquismo (o, mejor dicho, para los anarquismos), con especial atención para el escepticismo, la crítica, el librepensamiento y la filosofía en general