Archivo de la etiqueta: Manipulación

Aprendizaje-Racionalidad-Inteligencia-Librepensamiento-Acracia

El mito del libre albedrío

En este blog, ya hemos abordado el concepto del libre albedrío, basado en una supuesta voluntad libre del individuo, que ya señalamos como una fantasía y un concepto reduccionista proveniente de la tradición religiosa; la libertad humana es algo comlejo y apasionante, pero la vida social está sujeta a tantos condicionantes, máxime en una sociedad jerarquizada y muy mediática, con tantos intereses, que quien no ponga en cuestión sus actos y creencias resulta alguien más bien pobre y determinado.

Esta situación se produce más en concreto en la posmoderna sociedad de consumo, donde la tecnología, internet y redes sociales juegan un cuestionable papel, deberíamos esforzarnos en un mayor tiempo para la reflexión y el contraste de las ideas. Muy probablemente, la ideología que aparentemente se ha impuesto en el desarrollo de la humanidad, con todos los altibajos que se quiera, el liberalismo, tomó una confianza exacerbada en el libre albedrío. Por lo común, las personas creen actuar libremente, sin apenas espacio para el análisis, la crítica y la autocrítica; desgraciadamente, forma parte de nuestro acervo cultural. Sin embargo, de forma obvia a poco que reflexionemos, el libre albedrío no es una realidad científica, más bien lo contrario, un concepto heredado de la visión religiosa (quizá, más en concreto, la monoteísta). Así, se considera tradicionalmente que el ser humano es libre para actuar, algo que justifica la recompensa o el castigo de Dios; yendo un poco más allá, se considera el libre albedrío resulta un reflejo de nuestra alma eterna, por lo que no hay cabida para las limitaciones biológicas y sociales. Un mito que debería tener poca relación con lo que nos dice el conocimiento, disciplinas como la antropología o la biología, incluso la filosofìa en general si se quiere ser extremadamente crítico con la ciencia.


Si negamos el libre albedrío, si empezamos a comprender que nuestros actos, elecciones, creencias e incluso nuestra propia condición pueden estar más que condicionados, si no directamente determinados, en mi opinión supondría toda una auténtica revolución cultural. Yo mismo, cuando escribo estas líneas, estoy empujado por múltiples condicionantes: mi propia naturaleza escéptica y mi confianza en el pensamiento crítico, que no deja de ser una creencia que quiere cuestionar las creencias. Con tanta o más fuerza como condicionante es también mi propio conocimiento de las cosas, así como el contexto cultural donde me muevo (que sí, es cierto, posibilita al menos cuestionar las cosas). Es decir, en la sociedad posmoderna, con todos los males que yo creo que en ella se producen, también hay un espacio para la reflexión y el pensamiento crítico. Un espacio que, demasiadas personas, no están dispuestas a ocupar, e incluso se muestran críticos con su posiblidad si se cuestionan sus propias creencias. No cabe duda que la creencia, también la del libre albedrío, ha tenido su función histórica. En épocas absolutistas, de imposiciones religiosas o en regímenes totalitarios, podía tener una lógica y cumplir un papel efectivo a la hora de luchar contrar el sistema la creencia de que el individuo actuaba libremente.

Hoy, en la compleja sociedad posmoderna, de supuesta condición liberal, pero donde gobiernos y corporaciones tienen el poder, puede que sutil en algunos aspectos, pero peligroso al manejar el adecuado conocimiento tecnológico para poder condicionar a las personas. Todos somos ciudadanos susceptibles de ser persuadidos para justificar el poder político, elegir a aquellos que toman las verdaderas decisiones, y para consumir toda suerte de productos, la mayor parte innecesarios. El creyente, aquel que sigue teniendo fe en el libre albedrío, en que sus decisiones y creencias no están manipuladas, considerará esto exagerado. Nos reafirmamos en que la creencia, si no va acompañada de bases firmes, no hace desaparecer los problemas ni transforma la realidad de modo alguno. Si la manipulacion y la propaganda se producían hace décadas de forma masiva, hoy debe actuar de forma más precisa, algo que la tecnología posibilita. Incluso, hay quien ha mencionado la posibilidad de piratear el propio cerebro humano, si hablamos ya en términos informáticos, para vendernos lo que deseen o seducirnos en cuestiones políticas.

Como un ejemplo concreto, además de un mercado de oferta y demanda de bienes y servicios en el que está claro que estamos permanentemente catalogados a poco que nos conectemos a la red, está el éxito de ciertas fuerzas políticas en sociedades (supuestamente democráticas). El triunfo de políticos reaccionarios, con discursos plagados de odio ultranacionalista, como Trump, Salvini o Bolsonaro, incluso el cierto auge de Vox en España, tal vez se explica por ciertos mecanismos manipuladores mediáticos. Es cierto que, muy probablemente, llevemos dentro todo ese miedo, egoísmo y odio, que se ve reforzado en una sociedad en la que se delega sin problemas nuestra potestad política. Pero ambas cosas, tanto las condiciones inherentes del ser humano, como la vida social y política jerarquizada, parece reforzar el hecho de que nuestros actos no son totalmente libres. El liberalismo, tal vez, se mostró eficaz en la modernidad contra los viejos poderes absolutistas, pero hoy resulta más que cuestionable ya en el siglo XXI. El libre albedrío hunde sus raíces en la tradición monoteísta, pero continuó secularizado en la Ilustración y en la Modernidad. Hoy, en la sociedad posmoderna, ya en otro estadio, tenemos que armarnos intelectualmente, negando de entrada la creencia en el libre albedrío, para no ser manipulados de otra manera.

Libre Examen

Un-dia-de-furia-incredula-Escepticismo-Librepensamiento-Anarquismo-Acracia

Falsarios

Uno se pregunta cómo, ante las constantes mentiras de la clase política, la ciudadanía es seducida una y otra vez por la manipulación electoral. Dichos embustes, dirigidos principalmente a sus propios feligreses en función de las simpatías de cada uno, se producen por supuesto a ambos lados del espectro político. Así, cuando cada uno de estos personajes van siendo oficialmente pillados en sus corrupciones y corruptelas, a nivel tanto moral como material, niegan la mayor a pesar de existir numerosas y palpables pruebas documentales. En otro momento, nos ocuparemos de los embustes manipuladores de nuestros políticos actuales, pero me gustaría ocuparme ahora de dos de los “mayores estadistas” de la historia reciente de este inefable país. Empiezo por lo fácil, que es atender a los vómitos cargados de falsedad expresados recientemente por el repulsivo José María Aznar. Este personaje aseguró no conocer a Francisco Correa, uno de los principales delincuentes condenados en una de las mayores tramas criminales de este país, la Gürtel. Nos tenemos que tragar dicha mentira, expresada sin pudor, a pesar de ser uno de los principales testigos de la boda de la hija del nausabundo Aznar, además de la persona que corrió con gran parte de los gastos, y ser el organizador de los mitines del Partido Popular. Sigue leyendo

El-amante-de-su-propia-esclavitud-Modernidad-Enajenacion-Anarquismo-Acracia

Internet, determinismo y propaganda

Las nuevas relaciones impuestas por la sociedad tecnológica son el paradigma de la superficialidad y vacuidad. Reflejan la impostura en la que se vive y despojan al individuo de la verdad inherente de su pensamiento primigenio, sustituyen lo real por lo virtual y lo virtual por lo real. La imagen que proyecta el individuo debe ser absorbida por el aparato tecnológico para ser transformada en información Sigue leyendo

La-Autentica-Informacion-Manipulacion-Medios-Acracia-Anarquismo

La (re)construcción mediática de la realidad

Los medios de comunicación son imprescindibles para la configuración de la forma de mirar de la sociedad. Construyen la realidad de una determinada manera y no de otra. Ocultan y visibilizan. Sobrevaloran y reducen al mínimo exponente, informan o uniformizan la opinión pública, respetan o condenan al ostracismo físico o simbólico a quien se escape de una norma(lidad) que está Sigue leyendo

Titeres-desde-Abajo-Manipulacion-Represion-Anarquismo-Acracia

Posverdad y manipulación

Mires, escuches o leas, donde quieras, encuentras por doquier cierto términos puestos de moda, empleados gratuitamente y, habitualmente, utilizados como armas arrojadiza contra el rival político. Es el caso de la palabra ‘populismo’, cuyo origen parece estar en el éxito de ciertas fuerzas políticas electoralistas de nuevo cuño. Los que acusan al rival de ‘populista’ o, por ejemplo, de Sigue leyendo

La-Autentica-Informacion-Manipulacion-Medios-Acracia-Anarquismo

“Seis grupos mediáticos controlan casi el 99% de la información que circula por el mundo”

“El capitalismo, un sistema basado en la explotación, no puede subsistir sin apropiarse también de los medios de producción de conciencia. La labor del periodismo en este sistema es, fundamentalmente, elaborar relatos coherentes que destruyen a su vez la posibilidad de otros relatos que vengan de otras fuentes que no sean el poder político y el poder económico”.

“No podemos entender lo que son y la función que cumplen los medios de comunicación de masas separados del tipo de sociedad en la que actúan y las relaciones de poder que en ella se dan. La función que cumplen es la de fabricar el consentimiento y la aceptación. Y si nos preguntamos qué es lo que hay que consentir, la respuesta es sencilla. Hay que consentir la desigualdad y la explotación”.

“Nos creemos lo que nos dicen, o actuamos como si lo hiciéramos, porque necesitamos entender el mundo para vivir en él y, siendo cada más débiles los lazos sociales, los medios masivos han acabado por monopolizar el relato acerca del mismo”.

“En la actualidad hay seis grupos mediáticos que controlan casi el 99% de la información que circula por el mundo. […] Estas empresas mediáticas se mantienen a pesar de que puedan tener pérdidas, porque su objetivo es, por un lado, sostener y reproducir los intereses del grupo de empresas del que forman parte y, por otro lado, la reproducción del propio sistema, que no puede ser cuestionado en lo sustancial”.

“Es preciso matizar que los medios no están al servicio del poder, sino que son una de las formas mediante las cuáles éste se expresa y logra reproducirse, reduciendo las resistencias”.

“Los medios no son omnipotentes. De la misma manera en la que nos podemos apropiar de los medios de producción, podemos hacerlo de los medios de comunicación. Aunque, siempre, teniendo en cuenta que esto sería parte de un proceso revolucionario general, no aislado”.

“El objetivo debe ser recuperar la comunicación como un derecho humano. Como aquello que nos puede llevar a liberar de esta maquinaria infernal, que es una maquinaria de guerra, de apropiación de nuestras conciencias, de disciplinamiento y de sometimiento”.

Ángeles Díaz

Tomado de: http://culturayanarquismo.blogspot.com.es/2017/01/seis-grupos-mediaticos-controlan-casi.html

El aldabonazo de Trump

Los recientes resultados de las elecciones americanas han logrado un enorme estremecimiento. Mucha gente se rasga las vestiduras ante el triunfo del representante del show business en defensa de la Clinton como expresión de equilibrio ante un desalmado.
Fue una campaña salpicada de golpes bajos por encima de proposiciones programáticas. La infidelidad de Bill Clinton y el uso Sigue leyendo

La-Autentica-Informacion-Manipulacion-Medios-Acracia-Anarquismo

Compro, beso y me beneficio

La gente necesita creencias, certezas, pertenecer a algo que le haga sentirse importante. La gente, en la que me incluyo, necesita analizar el mundo para disipar sus dudas. El personal que me atiende en la Comunidad Terapéutica, también habla de política, y no deja de mencionar una cuestión de importancia vital: el presunto beso truncado de Chenoa a Bisbal. En todas las jodidas cadenas, la Sexta, Sigue leyendo

federacion-estudiantil-libertaria

Comunicado de la Federación Estudiantil Libertaria ante el boicot a Felipe González y Juan Luis Cebrián en la UAM

El miércoles 19 de octubre se llevó a cabo un boicot al acto organizado por el periódico El País (Grupo PRISA) en el cual estaban como ponentes Felipe González, expresidente del gobierno, y Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo PRISA. Ante ello se ha producido un gran revuelo mediático, ya que la acción impidió la realización del acto. Dentro de este revuelo se nos ha señalado y criminalizado como organización instigadora de los hechos, por ello queremos aclarar algunas cuestiones de gran importancia: Sigue leyendo