Archivos de la categoría Opinión

Un-dia-de-furia-incredula-Escepticismo-Librepensamiento-Anarquismo-Acracia

Naturaleza, oh, qué chunga eres

La vida natural es una mierda. Lo afirmo con absoluto convencimiento cada vez que alguien me dice que hay que «volver a la naturaleza», o cualquier pendejada de esas. Verás por qué. Si a ti se te plantease volver a 1932, al pueblo de mi abuela, en el mes de agosto, sin agua corriente, sin compresas higiénicas, sin cerveza fresca, en una choza, con un vestido para toda la vida, y te diesen una hoz o un capacho a las seis de la mañana, y te dijesen «a segar y espigar por el pan del día»… No durabas ni hasta la hora del gazpacho (hecho sin batidora) en ese bilordal, pudiendo volver al presente. Por eso, pienso yo, la gente emigra en masa a las ciudades. ¿Cómo va a ser peor vivir en una ciudad llena de bares, tiendas, museos, hospitales…, que en un pueblo o en el campo, que está lleno de bichos?

Sigue leyendo

Conspiranoias (o no)

Uno es excesivamente amante de las teorías de la conspiración, lo cual no quita que podemos creernos casi cualquier cosa viniendo de las élites económicas y políticas. Cabe recalcar, lo cual no es nada baladí, que dichas élites no poseen unos intereses necesariamente comunes, ni constituyen un frente único a nivel global, lo cual viene a echar por tierra las teorías excesivamente generalistas. El caso es que me entero, recientemente, de la existencia de un libro titular La verdad de la pandemia. Quién ha sido y por qué, o algo similar en su subtítulo. Ya la denominación de una tesis como La verdad de… hace que se nos disparen todas las alarmas contra-conspiranoias, pero seamos justos, tal vez se trata de imposiciones editoriales para vender más ejemplares. Dicha obra viene a sostener que los culpables de la terrible crisis sanitaria, que el mundo viene sufriendo desde hace año y pico, son claro las élites mundiales en combinación con el Estado chino. ¡Ay los chinos, nos comen los chinos! Dicho conspiración, fundamentadada en el Covid-19, agotados otros medios, tendría como objetivo acabar con la Administración Trump. Pero, ¡agárrense los machos!, como el virus no sería suficiente, se ha alentado a movimientos como el Black Lives Matter o el antifascista para alentar los disturbios e incendiar las calles, ya que todo el mundo saber que los movimientos sociales son abiertamente estúpidos. Alguien puede preguntarse también por qué diablos querrían dichas élites, que al parecer según la autora del libro sí constituyen un decidido frente único, acabar con el inefable Trump. No voy a insistir en la respuesta, que pasa al parecer porque el fulano ultrarreaccionario exhabitante de la Casa Blanca vendría a ser un obstáculo para implantar un gobierno mundial de corte, ¡agárrense los machos!, social-demócrata o social-comunista. Obsérvese que podría haberse dicho «de corte autoritario», aunque no creo que Trump lo haya sido menos que otros gobiernos, pero no, la terminología no parece casual.

Sigue leyendo
Un-dia-de-furia-incredula-Escepticismo-Librepensamiento-Anarquismo-Acracia

Cuando la Naturaleza aprieta, ahoga pero a base de bien

¿Es China el origen del Mal? Muchos lo sospechan.

Ahora que ha pasado el Año Primero del COVID-19, viene bien hacer un pequeño resumen para deleite de entusiastas del Gobierno, creyentes en conspiraciones y desveladores de la verdad, por parte de uno como yo, que no tiene ni santa puta idea de nada, que odia con todas sus fuerzas las terapias alternativas, y que solo dice lo que le da la gana.

• Gobierno de izquierdas. Muy breve: Gobierno de Mierda. Una gestión que se salda con 100.000 muertos y cientos de miles de arruinados de clase obrera, junto con un Ingreso Vital que hacer la solicitud es peor que comerse un estropajo, es un subproducto del Progreso ese.

• Hemos perdido la libertad. No. Nunca hemos sido libres, así que no podemos perder lo que no tenemos. Me explico: la pandemia hace visible que si salimos a la calle, es porque al señorito le da la gana. Esa libertad es similar a la que tiene un burro con respecto a su dueño. Sale a la era a trabajar, y si un día le da al campesino por dejar al burro en la cuadra a oscuras, el burro se lo hace en el sitio, y no pasa ná. Lo sé, lo sé. Nunca habéis visto a un burro, pero eso es así. Pues esa es nuestra libertad en manos del  amo, bueno, regular o malo: ninguna.

• La epidemia es como la gripe, afecta a mucha gente pero su mortalidad es mínima. Eso es una mierda pinchá en un palo. Una mínima mortalidad en un montón de gente, es un montón de muertos. Cincuenta millones de contagios con escasa letalidad, implican a cientos de miles de defunciones, millones ingresos hospitalarios y ocupaciones de UCIs. En España hemos tenido más de 100.000 muertos que se pueden atribuir de manera directa al coronavirus. Así que no. Esto no es la gripe.

• El mejor sistema sanitario del mundo. Decían que lo teníamos en cuanto a coste y efectividad. Era el mejor sistema, cogido con alfileres, porque se ha demostrado que viene una ventolera y manda todo a tomar por culo.

• Obsesionados por las SS: Seguridad y la Salud. Hay quien piensa que en nuestra sociedad tenemos un excesivo apego pro-vida. Quiero declarar solemnemente que si este país estuviera obsesionado por la salud, veríamos a diversos gestores sanitarios fusilados en medio de motines furibundos de ciudadanos esbeltos, bronceados y vegetarianos.

• Si se deja a la pandemia a su antojo, la inmunidad natural será mejor que la vacuna. Buah. En Reino Unido han vacunado completamente al 31% de la población, y la curva de muertes ha bajado de los mil muertos al día, a seis o siete en mayo. 

• La vacuna no es más que una excusa de los gobiernos pa meté miedo, y pa que la farmacia se enriquezca. Según esta teoría, hay que dejar que el coronavirus se extienda y afecte a toda la población sana, para que la gente se inmunice de forma natural, y que caiga quien tenga que caer, porque lo natural es bueno, como los meteoritos, el arsénico, los mosquitos y los terremotos.

• Los confinamientos no sirven para detener la pandemia. Sí sirven. Podrás decir que hay que dejar que la naturaleza haga su curro. Pero no que no sirvan para detener la pandemia. Ejemplo: China (el Partido Comunista) ejerció un brutal confinamiento en la provincia de Hubei, que es de grande como España en número de habitantes, y tiene cuatro mil y pico muertos y muy pocos contagios. Las medidas que tomó el Gobierno Chino aquí se considerarían propias del Doctor Fu Man Chú (maldad infinita, búscalo), y la Doctora Ayuso preferiría cortarse las venas e inmolarse ante el Arco de Triunfo antes que ser comunista, porque Madrid es España y hay que ir de cañas (rima y todo).

• Conclusión: si quieres hacer deporte de riesgo, queda con diez personas que no conozcas, que estén sin vacunar, a las ocho de la tarde, en Coria del Río, a orillas del Guadalquivir, en una zona de pasto, a comer carne mechá. Que con un poco de suerte te vas a llevar a casa la listeriosis, la fiebre hemorrágica del Congo, la fiebre del Nilo y el COVID en alguna de sus múltiples variantes, todas ellas productos naturales, al igual que el inefable consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, que también es una criatura del Universo, amén y así sea.

Acratosaurio rex

Movimiento-15M-Quinto-Aniversario-Movimientos-Sociales-Anarquismo-Acracia

Aquel 15M

Hace ya una década de aquel 15 de mayo, en el que una manifestación convocada por algo llamado Democracia Real Ya, desembocó en todo un movimiento de rebeldía contra el sistema. No soy nada amigo de elevar a los altares según qué eventos, aunque he de reconocer que aquello entusiasmó y todavía hoy ando en contacto con la madrileña Asamblea de Carabanchel, ya que lo que fueron ocupaciones y campamentos de protestas evolucionó, como no podía ser de otra manera, en la descentralización por barrios de las grandes ciudades. A menudo, y no solo por parte de los más reaccionarios, se considera que la inefable organización política Podemos fue la consecuencia electoralista de aquel movimiento, lo cual hace por supuesto que se nos lleven los demonios a los más ácratas. Pero, ¿qué supuso en realidad del 15M? Hay que decir, por supuesto, que los acontecimientos de aspiración transformadora no surgen de la nada. Por un lado, infinidad de movimientos sociales, a pesar del conformismo de gran parte de la población y de la ignorancia por parte de los medios, llevan trabajando durante años con el espíritu, claramente libertario, que inspiró al llamado 15M.

Sigue leyendo

El régimen marroquí y el pueblo saharahui

En noviembre del pasado año, el Estado marroquí rompió un alto el fuego con el Frente Polisario, de casi tres décadas, y desde entonces los conflictos se han sucedido sin que tengamos noticias en la mayoría de los medios. Para mayor vergüenza, el gobierno español, supuesta coalición de «progreso», y la comunidad internacional han mirado hacia otro lado mientras Marruecos ha violado continuamente los derechos humanos en una escalada represiva. Para quien no lo sepa, la ONU sigue considerando que España es la administradora del Sahara Occidental. Casi medio siglo ha pasado desde que a la agonizante dictadura franquista parecía sobrarle la colonia, en una mezquina e hipócrita estrategia, y la llamada Marcha Verde dos años después impuso la soberanía de Marruecos sobre el territorio. El papel de la administración franquista tuvo un doble juego, por un lado afirmó comprometerse con la autodeterminación saharahui, con la supuesta convocatoria de un referéndum, y por otro inició conversaciones secretas con Rabat para acordar la estrategia que culminó en la conquista marroquí de la región. La estrategia del Estado español, ya con el infame Juan Carlos I como sustituto de Franco, supuso no entrar en un conflicto con Marruecos.

Sigue leyendo

Cocina para impostores (de izquierda)

Cuando en el siglo XIX los burgueses revolucionarios, partidarios de la democracia liberal, hablaban del derecho al voto, tenían miedo de concederlo a la clase trabajadora con este pensamiento racional:
«Si damos el voto a los pobres, elegirán a sus representantes, lograrán mayorías parlamentarias, legislarán a su favor, y acabarán con nuestro modo de vida libre, culto y refinado». Lo que pasa es que con el asunto de «elegir al que manda», no se siguen criterios de racionalidad filosófica, si no de sentimientos, emociones, miedos, sumisiones… La burguesía poco a poco se dio cuenta de que los trabajadores siempre votaban por sus amos, y que si votaban por trabajadores dejaban inmediato de serlo, y de este modo los parlamentos siempre beneficiaban una legislación acorde con los deseos… De los ricos.

Sigue leyendo
El-Capitalismo-Gana-las-Elecciones-Acracia-Anarquismo-Podemos

Batacazo electoral

Anda la izquierda parlamentaria llorando por las esquinas tras el batacazo de las recientes elecciones en Madrid en las que la inefable Díaz Ayuso, literalmente, arrasó en las urnas. Vaya por delante que al que suscribe también le sorprende notablemente, primero, que la gente vaya a votar masivamente para elegir a los que mandan, y segundo, que lo hagan a una derecha tan repulsiva como la de este indescriptible país. Esto último, seguramente, parte de algún prejuicio y es posible que de una visión algo maniquea de la realidad política. De acuerdo, puedo admitirlo. No obstante, a la que le falta sobremanera el menor atisbo de intención autocrítca es a esa izquierda parlamentaria que se encuentra despotricando lamentándose de que los ciudadanos no tengan una conciencia despojada de distorsiones para elegir como mandatarios a los que van a acabar con las injusticias. Sí, es ironía. Así, los medios se han llenado de declaraciones en las que se alude, de manera directa o indirecta, a lo tontos que son los obreros de reducidos salarios que votan a la derecha, a lo muy alienado que está el personal, a su conciencia distorsionada y/o a que el concepto de libertad de la gente consiste en tomarse una cervecita en una terraza. Sí, la derecha lleva un porrón de años mandando en la capital del reino, pero hay que recordar que hay en la actualidad una coalición de progreso en el gobierno central y que Podemos, en franco declive a pesar de seguir acariciando el poder, iba a suponer la renovación de la política y el fin del bipartidismo. Mucha retórica para que todo siga igual.

Sigue leyendo
Elecciones-Democracia-Representativa-Partidos-Politicos-Anarquismo-Acracia

La política izquierdista del castillo de cartón piedra

Habréis observado que esta vez no he dicho ni pío en torno a la abstención en las elecciones en Madrid. Hice el firme propósito de no leer nada de los desbarres políticos alentando al Voto del Miedo. No he leído prensa, análisis, ni encuestas, más que nada por no encontrar reproches a la abstención, ya que entonces me encuentro en situación de responder, y quería evitarlo por salud mental. No. 

Pues bueno, ya tenéis los resultados de las elecciones en Madrid. Ya sabéis lo que ha pasado con los que decían que había que frenar al fascismo votando. Caray, que lo llevan diciendo lo menos desde hace diez años, y mientras más elecciones hay y mientras más voto se pide, más fascismo hay en las instituciones. Más que votar para frenar al fascismo, parece que se vota para que haya fascistas. Es más, el fascismo parece bien alimentado en las diversas democracias. Hay ultraderecha en Austria, en Alemania, en Finlandia, en Hungría, en todas partes. Incluso ese ultranacionalismo del que se nutren los fachas es el alimento habitual de millones de personas en Holanda, Reino Unido, Francia, Italia o EEUU. Yo he llegado a pensar que los que pedían frenar al fascismo mediante el voto, lo que en realidad estaban deseando es que apareciera de una vez, para que España fuese de alguna manera, una democracia de corte europeo.

Seamos claros, científicos, empíricos: mientras más elecciones hay, mientras más se clama contra el fascismo, mientras más se pone de tontos, cocainómanos, pirados, ladrones y malos gestores a las derechas coligadas con Dios, Patria y Rey, menos republicanos progresistas aparecen. Y eso sólo puede llevar a una conclusión: que el fascismo avanza, no porque la gente se abstenga. El fascio avanza porque la izquierda no convence.

La izquierda parlamentaria, la de verdad, la que gobierna, no consigue convencer a una enorme masa de abstencionistas, en su mayoría pobretones, de lo siguiente: de que su voto sirve para algo. Es así de simple: una limpiadora que está echando sesenta horas a la semana en una subcontrata, y que gana 600 euros al mes y que cotiza por treinta, con una semana de vacaciones al año, caso real… Tiene que tener mucha fe para ir a votar a una gente, que gana más que ella, que vive mejor que ella y que año tras año demuestran que gobiernan para los ricos en líneas generales, ya que a la hora de recaudar, estrujan al pobre sin mayores miramientos, mientras le cuentan con ojos de manga japonés, que sólo piensan en ellos y en ellas. 

El problema de la izquierda, uno de ellos, es el siguiente: la recaudación del Estado, sale del bolsillo de los trabajadores. Y el Estado del Bienestar y sus Ingresos Mínimos Vitales, son decorados de atrezzo, castillos de cartón piedra. Y ese engaño, evidente, tiene que pasaros factura electoral, y viva la virgen para los políticos que viven adosados, a la nómina, al discurso y al cargo.

Acratosaurio rex

El-Capitalismo-Gana-las-Elecciones-Acracia-Anarquismo-Podemos

Pucherazos históricos

Ayer, en un momento tonto, me dio por hacer algo que afortunadamente apenas frecuento, que es echar un vistazo a lo que echan por las ondas televisivas. El caso es que hay un canal indescriptible denominado ElToro.TV, que creo que son los mismos de la Intereconomía de antes, y aparece un rostro de cierta familiaridad, que no era el otro que el del inefable Vidal-Quadras. Ex-pepero y fundador de Vox, lo cual creo que lo dice todo. El fulano no paraba de soltar inquina hacia la izquierda parlamentaria, especialmente hacia el PSOE, por eso del rollo histórico, y llegó a afirmar, creo que pretendiendo hacer un paralelismo con la actualidad, que en el 36 hubo un pucherazo y por eso ganó las elecciones el Frente Popular. Lo más gracioso del asunto es que este tipo, que pasaba hace unos años por ser una derecha civilizada, aseguraba ante la mirada de aprobación del peligroso tarugo Ortega-Smith, que «esta gente es capaz de cualquier cosa hoy, como ya hicieron en el pasado». Lo dice la misma persona que ya ha justificado en el pasado el golpe criminal de Franco, y sus secuaces, por considerar que la izquierda estaba radicalizada y la propiedad privada de los privilegiados corría serio peligro.

Nada nuevo para el mundo conservador-reaccionario, en este peculiar país, que se quiera cuestionar la limpieza de aquellas elecciones del 36, cuando la cruel dictadura franquista fue de lo primero que sostuvo para tratar de justificar su genocida alzamiento. Incluso, muchos anarquistas acudieron a las urnas en aquel momento ante la promesa de la izquierda de liberar a numerosos presos; no, no va a ser el caso ante las inminentes elecciones en mayo de 2021. La cuestión es que Vidal-Quadras, en una mezcla de patetismo e iniquidad, tratando de dar una base sólida a sus aseveraciones, mencionó que ya se había demostrado en cierto libro, llamado, claro, 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular. Por supuesto, el título ya lo dice todo y la maquinaria mediática más reaccionaria se apresuró a publicar titulares congratulándose de que, al fin, se hubiera demostrado lo que justifica al generalísimo Franco y demás caterva de homicidas. Por supuesto, la inmensa mayoría de historiadores se mostró contraria a la tesis del libro oscilando entre la descalificación por maniqueísmo y una mayor profundidad en la crítica para tratar de desmontarlo. Hubo, claro, alguna paupérrima excepción como la del norteamericano Stanley Payne, cuyos obras antaño parecían tener cierto valor, pero que de un tiempo a esta parte parece haberse pasado al lado oscuro e incluso se le puede ver en saraos con la derecha española más reaccionaria.

La realidad es que hay infinidad de libros sobre historiografía, sosteniendo tesis antitéticas, lo cual resulta no pocas veces sorprendente, aunque creo que lo de este inenarrable país ya resulta patológico. Según nuestras simpatías, podemos valorar unas u otras obras sin perder la perspectiva mínimamente objetiva, y es posible que haya ciertas tendencias, oficiales y academicistas, que puedan ser ser muy criticables. De eso, los ácratas sabemos mucho y, afortunadamente, y por supuesto con mayor o menor fortuna, hay y siempre ha habido militantes e historiadores que se han esforzado en recuperar la historia del anarquismo, la de los perdedores entre los perdedores. Por otro lado, si necesitamos seguir manteniendo una ficción histórica, hay que demonizar de forma pueril y esquemática a la Segunda República y el Frente Popular, algo pertinaz en la diestra hispana. Eso es algo ajeno a la visión libertaria, que pasaba por insistir empecinadamente en una cuestión social que nunca tuvo solución, por lo que tuvo que mostrarse forzadamente crítica con un periodo histórico, esperanzador ante el atraso intolerable del país, pero decepcionante en muchos aspectos. Lo que está claro es que una cosa es mostrarse crítico con la historia, tratar incluso de ahondar en desconocidos recovecos que se han ignorado u ocultado, y otra muy diferente aceptar unos lugares comunes, que tampoco son nada nuevo entre la carcunda, ficción construida para legitimar la dictadura franquista y sus consecuencias. Como, y no creo caer en el maniqueísmo con ello, el público conservador-reaccionario en este país es bastante acrítico, la cosa les suele funcionar a día de hoy tratando de aferrarse patéticamente al poder. Esa es, de forma obvia para el que tenga mínimamente oxigenado el cerebro, la estrategia.

Juan Cáspar

Un-dia-de-furia-incredula-Escepticismo-Librepensamiento-Anarquismo-Acracia

Deporte, sociedad y homofobia

Hoy, leo una noticia sobre un jugador profesional de water-polo, que al parecer hace tiempo que aseguró que le gustan los tíos y que se joda al que no lo apruebe. En un lance del partido, se produjo cierta discusión, y un cretino rival le espetó: «¡Cállate, maricón!». Esto, que ya es suficientemente irritante si se hubiera quedado en un calentón en plena disputa deportiva, no se terminó ahí y el idiota homófobo, lejos de disculparse al término del partido, reiteró el insulto. Como se supone que la sociedad ha avanzado mucho, en cuestiones de respeto a los gustos sexuales de cada cual, sorprende bastante la noticia y muchos se apresuran a pedir alguna medida desciplinaria sobre el estúpido machito insultador. Para lo que sigan este blog, ya sabrán que no soy nada amigo de medidas represivas, aunque habría muchas manera de sancionar comportamientos que afectan al prójimo, y no necesariamente pasan por la intervención de una autoridad superior coercitiva. Desgraciadamante, este hombre que «salió del armario» (¡y eso debería dejar de ser necesario, simplemente hay que normalizar y que se joda al que no le guste!), me da la impresión de que es una excepción en el mundo competitivo profesional, tan plagado de «virilidad», por lo que el asunto invita a una reflexión.

Sigue leyendo